www.capitalmexico.com.mx
Sábado 23 de Octubre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 23 octubre 2021 · 15:21
3,777,209 Confirmados
285,953 Decesos

Marcan elecciones y deuda, distribución de gasto

 

Analistas aseguran que se debe considerar la variación en petroprecios


ARTURO ROBLES

Hoy se entrega en la Cámara de Diputados el Paquete Económico para el ejercicio fiscal 2018, sobre el cual diversos analistas refieren que la prioridad para la administración pública consiste en presentar un proyecto que dé continuidad al Pacto de Certidumbre Tributaria.

Diversos analistas consultados por CAPITALMEDIA, entre ellos Alejando Villagómez, economista del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), aseguró que no obstante el compromiso de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en no subir impuestos, sí se espera que los ingresos tributarios tendrán un crecimiento moderado durante el siguiente año, debido a que la instrumentación de la Reforma Fiscal, tuvo su mayor impacto en la recaudación de los últimos tres años.

Y en este sentido, agregó, a diferencia de la bonanza de los precios del petróleo y la producción petrolera, se espera que, para el siguiente año, tengan un desempeño similar al avance de la economía.

Además de que esos ingresos petroleros dependerán del balance entre los precios y la plataforma de producción.

Señaló que en los precriterios de política económica para 2018 el gobierno estimó que los ingresos tributarios crecerán tres por ciento, avance que contrasta con el escenario contemplado a finales del año pasado, cuando se tenía una previsión de 13.5 por ciento.

De hecho, en proporción al Producto Interno Bruto (PIB), se ubicarían en 13.2 por ciento, desde 13.3 previsto para el ejercicio fiscal de este año.

En este sentido Marcos Chávez, investigador del Colegio de México (Colmex), expuso que un determinante con repercusiones en los ingresos, y por ende en el gasto, será el precio del petróleo, el cual se ubicó por debajo del programado; no obstante, acotó, los ingresos totales ya no dependen en la misma medida de los

ingresos del petróleo como era antes.

Luis Foncerrada, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), coincidió en que el próximo año es muy probable que haya una reducción en el incremento de los ingresos, aunque señaló que no será necesariamente una caída, sino que crecerán a menor velocidad.

El economista explicó que en cuanto a la Reforma Fiscal, los ingresos han tenido un incremento importante, y lo seguirán dando, aunque no tan aceleradamente como lo vimos en años previos.

“En las condiciones de un menor ritmo de crecimiento económico, no se prevé un crecimiento menor a 10 por ciento durante el siguiente año; pero, en ese mismo tenor, a lo mejor en este año será menor a ocho por ciento”.

Expuso que ante esa menor caída de los ingresos presupuestarios, es momento de diseñar una nueva Reforma Fiscal y de pensar en nuevos impuestos de tipo indirecto, aunque señaló que se prevé como difícil una nueva reforma debido al Pacto de Certidumbre Tributaria.

Ante este escenario, Chávez consideró que los recursos del Gobierno Federal se verán disminuidos particularmente, ya que no se tendrá el ingreso extraordinario de los remanentes de parte de Banco de México (Banxico).

Los especialistas consideraron que la economía ha evolucionado satisfactoriamente en relación con las perspectivas observadas en los primeros meses del año, cuando la SHCP estimó un avance del PIB de entre dos y tres por ciento a tasa anual.

Y aunque las estimaciones al precio del petróleo mejoraron respecto a lo proyectado en 2017, ya que pasaron de 42 a 46 dólares por barril, el escenario aun no interpreta una mejoría en los ingresos por ese concepto.

En este sentido, los analistas comentaron que aunque el gobierno prevé mantener el objetivo de finanzas públicas sanas y la consolidación fiscal, propuesta desde 2014, el proyecto que se entregará, debe considerar los bajos precios y producción petrolera, además de la incertidumbre que se presenta en la paridad cambiaria.

Héctor Villarreal, director del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), coincidió en que además de la reducción al remanente de operación del Banxico, las presiones de gasto serán mayores, ya que la celebración de las elecciones presidenciales, las presiones por el gasto en pensiones, costo de la deuda y recursos para los estados, aportaciones y participaciones, serán un factor fundamental para determinar el rumbo de los recursos.

Un elemento que puede frenar el dinamismo de la actividad económica está en mantener el superávit primario, es decir, ingresos del Gobierno, menos gasto, sin considerar el servicio de la deuda, lo cual podría repercutir en recortes para inversión física.

Para explicar esta ecuación resulta fundamental señalar que la inversión física contribuye al crecimiento al corto y largo plazos; pero si en el corto plazo se prevé que el crecimiento no se desinfle, la medida inmediata consistirá en que la contracción del gasto público no sea tan significativa, agregó Villarreal.

Chávez y Villarreal coincidieron en que aunque hay gastos que no se pueden recortar o dejar de pagar, como la pensiones, el servicio de la deuda y los recursos dirigidos a los estados por el concepto de participaciones serán un reto importante, porque el gasto en estos rubros crece de manera constante año con año.

En cuanto a las posibles controversias, los analistas prevén que el calendario del Paquete Económico se produzca de a acuerdo con los tiempos establecidos.

Al respecto, el secretario de Hacienda señaló que el Paquete se entregará como está constitucionalmente contemplado, además de que confía en que el Congreso encontrará alguna forma en el diálogo y en el acuerdo de construir un mecanismo que permita su procesamiento.