www.capitalmexico.com.mx

Jueves 24 de Junio 2021
Seguimiento de COVID-19 México 24 junio 2021 · 05:22
2,487,747 Confirmados
1,979,823 Recuperados
231,847 Decesos

Morena pretende amordazar al INE

Morena pretende amordazar al INE
 

Martí Batres indicó que los preceptos jurídicos establecen que la actuación y desempeño de los consejeros electorales debe ser trasparente, imparcial y honesta, a fin de garantizar elecciones auténticas, libres y democráticas.


El senador Martí Batres Guadarrama, de Morena, acusó que, por desgracias, tenemos un Instituto Nacional Electoral (INE) que parece más un partido político, que un órgano electoral imparcial sin compromiso con ninguna de las fuerzas políticas contendientes.

“Tanto el presidente del Instituto Nacional Electoral, como otros consejeros, han incurrido sistemáticamente en un conjunto de declaraciones y acciones, con el objetivo de inclinar la balanza a favor de cierta coalición de fuerzas políticas y en contra de otra coalición de fuerzas políticas”, denunció.

Por ello, presentó una iniciativa para que las y los consejeros electorales se abstengan de realizar “conductas que impliquen favorecer o perjudicar a las personas candidatas y/o a los partidos políticos, influyendo en la equidad de la contienda electoral y vulnerando con ello el principio de imparcialidad”.

Durante la primera sesión de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión en el Senado, Martí Batres propuso adicionar un numeral dos al artículo 35 de la Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, en materia de la actuación de las personas consejeras electorales.

No le corresponde al INE y no les corresponde a sus consejeros, menos aún a su presidente, definirse ideológica y políticamente en una contienda electoral; sin embargo, tenemos el caso de las declaraciones del presidente consejero, que ha señalado, por ejemplo, en diciembre del 2020, el 9 de diciembre del 2020 que: “El populismo no es simplemente un discurso o acción política, sino que implica una serie de actuaciones que desmontan las garantía de la democracia”.

Es decir, añadió el senador, “tenemos unos consejeros que son candidatos a algo, todavía no sabemos a qué, son protagonistas, son dirigentes políticos, pontifican sobre los problemas del país, toman partido, combaten a algunos actores, combaten ideologías, condenan ideologías, se suman a las campañas”.

Después, cuestionó: “Y, ¿qué hacen en el INE?, ni Lorenzo (Córdova”, ni Ciro (Murayama) deberían de estar en el INE, forman parte de un grupo político, el Instituto para la transición democrática, fundado por José Woldenberg, formen su partido, peleen por su registro, obtengan sus votos, pero no se estén apropiando de un órgano que debe de ser imparcial y no un contendiente político más”.

Por eso, porque es “aberrante que hoy en día los representantes del Instituto Nacional Electoral se conduzcan como dirigentes de un partido político”, remató durante la sesión a distancia.

El legislador recordó que la función central del INE es vigilar que en las elecciones se cumpla con las disposiciones constitucionales y legales en esta materia, así como velar porque los principios de certeza, legalidad, independencia, imparcialidad, máxima publicidad y objetividad, guíen todas las actividades del INE.

Lo anterior significa que las y los consejeros electorales que integran este órgano, “deben guiar su conducta y desempeño en estricto apego los principios enunciados”; es decir, en todo momento deben ser “un árbitro electoral imparcial”, por lo cual, “deben abstenerse de conductas que pudieran implicar favorecer o perjudicar a determinada candidata o candidato y/o partido político”.

Martí Batres indicó que los preceptos jurídicos establecen que la actuación y desempeño de los consejeros electorales debe ser trasparente, imparcial y honesta, a fin de garantizar elecciones auténticas, libres y democráticas.

Martí Batres indicó que los preceptos jurídicos establecen que la actuación y desempeño de los consejeros electorales debe ser trasparente, imparcial y honesta, a fin de garantizar elecciones auténticas, libres y democráticas.