Jueves 20 de Junio 2019
| | |

Respeto a los derechos humanos, base para un mundo laboral equitativo

STAFF CAPITAL

STAFF CAPITAL

13 de Marzo 2019


México, 13 Mar (Notimex).- Alcanzar la igualdad de género implica un cambio de las políticas y las acciones en los diversos ámbitos de la vida, pero el camino de respeto de los derechos humanos es la base para un mundo laboral más equitativo, expuso la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

En su informe Un paso decisivo hacia la igualdad de género, el organismo detalló que ese camino abarca los derechos a la igualdad de oportunidades, a estar protegidos contra la discriminación, la violencia y el acoso, y a un salario igual por un trabajo de igual valor.

Destacó la importancia de vivir un futuro del trabajo donde todos puedan dedicar más atención a los otros, con tiempo para las políticas y estructuras de cuidado inclusivas.

Un futuro del trabajo en el cual las mujeres ya no estén rezagadas respecto a los hombres puede ser una realidad, pero es necesario dar un gran salto, no solo tímidos pasos graduales, sostuvo.

Refirió que el informe, fruto de cinco años de trabajo en el marco de la iniciativa del centenario relacionado con las mujeres en el trabajo, muestra que las tasas de empleo de los hombres y las mujeres ha disminuido menos de dos puntos porcentuales.

El organismo indicó que en 2018, las mujeres tenían 26 puntos porcentuales menos de probabilidad de trabajar que los hombres, lo que -apuntó- contrasta con las conclusiones del informe mundial Gallup-OIT de 2017 sobre la participación de las mujeres en el empleo asalariado.

En ese estudio se constató que 70 por ciento de las mujeres prefiere tener un empleo en lugar de quedarse en la casa, en lo cual los hombres están de acuerdo.

Además, abundó, entre 2005 y 2015, “la penalización profesional de la maternidad”, la diferencia entre la proporción de mujeres adultas con hijos menores de seis años que trabajan frente a las mujeres sin hijos, aumentó 38 por ciento.

El organismo señaló que las mujeres aún están poco representadas en los puestos más altos, pues menos de una tercera parte de los directivos es del género femenino, a pesar de tener un nivel de educación más alto que sus colegas hombres.

Expuso que de acuerdo con el informe, la educación no es la causa principal de las tasas de empleo más bajas y salarios inferiores de las mujeres, y diversos factores obstaculizan la igualdad en el empleo, entre ellos el cuidado de los niños.

Precisó que solo 25 por ciento de los gerentes con hijos menores de seis años es de mujeres, en tanto que la proporción de mujeres en cargos directivos aumenta a 31 por ciento cuando no tienen hijos pequeños.

La diferencia de remuneración entre hombres y mujeres permanece en 20 por ciento en el mundo y las madres experimentan una “penalización salarial relacionada con la maternidad” que las perjudica en durante su vida laboral, mientras que los padres se benefician de una prima salarial, acotó.

“En los últimos 20 años la cantidad de tiempo que las mujeres dedican al cuidado y al trabajo doméstico no remunerado apenas ha disminuido, y el tiempo que le dedican los hombres ha aumentado solo en ocho minutos al día. A este ritmo, serán necesarios más de 200 años para alcanzar la igualdad en el tiempo dedicado al trabajo de cuidado no remunerado”, anotó.

La OIT expuso sin embargo con determinación y decisiones valientes se puede dar un paso decisivo, de manera que el futuro del trabajo no refuerce las desigualdades del pasado.

Sostuvo que el camino de respeto de los derechos es la base para un mundo del trabajo más equitativo, y abarca el derecho a la igualdad de oportunidades, el derecho a estar protegidos contra la discriminación, la violencia y el acoso, y el derecho a un salario igual por un trabajo de igual valor.

NTX/ASV/EGR/MUJER17/DIV16