WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 07 de Abril 2020
| | |

Se otorgarán mayores servicios psicológicos en las escuelas y se promoverá la cultura de paz

Servicios psicológicos Foto: Internet

Servicios psicológicos Foto: Internet

14 de Enero 2020

Esto para prevenir actos de violencia.

Tras la tragedia ocurrida en un colegio de Torreón, Coahuila, el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, informó que se otorgarán en todas las escuelas del país, mayores servicios de psicología.

Asimismo, señaló que la Nueva Escuela Mexicana plantea cambios sustanciales en la formación de los estudiantes a través de la cultura de paz, la vida sin adicciones y la legalidad, con lo que se busca prevenir actos de violencia; fortalecer la integración familiar y hacer frente a los problemas que surgen de una sociedad individualista y carente de valores.

Por su parte, el presidente de la Unión de Padres de Familia, Leonardo García Camarena, señaló que ahora los profesores ya no pueden llamar la atención a los alumnos porque son acusados de violar sus derechos humanos.

“Los maestros dicen no los podemos regañar porque nos demandan ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos, ahora ya no les podemos exigir porque no trajo la tarea, no le puemos quitar el celular porque es una intromisión a su vida privada, no le puedo revisar la mochila”.

“Es cierto que hay papás irresponsables, abusivos, golpeadores, violadores, que les importa un comino el futuro de sus hijos. Son una minoría que deben de recibir sanción, contra una gran mayoría de papás y de mamás que lo que más les importa es el futuro de sus hijos”, indicó.

El titular de la SEP, durante una reunión para definir las líneas de acción luego de los hechos ocurridos en Torreón, Coahuila, el pasado 10 de enero, reiteró que se modificaron los contenidos de los libros de texto para el ciclo escolar 2020-2021 con la intención de establecer el perfil integral y pensamiento comunitario del proyecto educativo nacional.

Señaló que el Acuerdo Educativo Nacional enfatiza el aprendizaje del civismo y la ética, como parte fundamental de la formación de niñas y niños, así como del sentido de autorregulación de las mexicanas y mexicanos que se pretende formar.

El fondo es un cambio en la moral social, en el civismo y en la ética social, sembrándola desde la escuela para la formación de ciudadanos que tengan una concepción de la vida ajena a la violencia, añadió.

El encargado de la política educativa del país señaló que el Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador tiene un enfoque integral en la materia, porque no solamente se debe educar la mente de los niños sino también su corazón.

Para contribuir con este propósito, se otorgarán mayores servicios sicológicos en las escuelas del país, a través de estudiantes universitarios, como parte de su servicio social.

El Secretario de Educación Pública garantizó que al profundizar los lazos entre familia y comunidad se atienden los problemas que surgen de una sociedad individualista y con falta de valores.

Manifestó que actualmente se fomenta la interacción de los padres de familia, para que puedan convivir con sus hijos en diversas tareas y actividades escolares.

El titular de la SEP comentó que en la capacitación magisterial ya se aborda el tema de la educación personalizada. “Deben tener todo el desarrollo de sus habilidades para poder comunicarse, identificar y darle un tratamiento personalizado a cada niño y niña”, agregó.

Por separado, la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Dolores Padierna Luna, demandó a las autoridades del Sistema Educativo Nacional implementar estrategias y programas para acompañar y atender a los menores que crecieron en contextos de violencia.

Dijo que podría ser una estrategia nacional que incluya la participación de la niñez y la juventud que merecen vivir en paz y aprender a solucionar los conflictos de manera pacífica.

La discusión pública, abundó la legisladora federal, deberá llevarnos a fortalecer las capacidades institucionales para alertar y prevenir este tipo de tragedias.

Consideró que son hechos que obligan a todos los mexicanos a la solidaridad y a la empatía, “que un niño de 11 años haya tomado las armas de fuego de su abuelo, entrar con ellas a su escuela y disparar contra sus maestros y compañeros es una tragedia por donde quiera que se le vea”, apuntó.

Padierna Luna indicó que se trató de una tragedia que ocurrió en el contexto de la guerra que se echó a andar en el 2006 y que entre otros fenómenos propició que la violencia sea vista como normal y que contribuyó a que el territorio nacional esté lleno de armas.

Más notas sobre