WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Jueves 21 de Enero 2021
| | |

Sólo instantes de calor y más de soliloquios

Debate. Foto: @OnceNoticiasTV

Debate. Foto: @OnceNoticiasTV

19 de Abril 2018

Se animó por breves intercambios entre Sheinbaum y Barrales; tedio por ratos

Siete tiros en blanco formaron el escenario que dio pie a más ataques que propuestas, cada uno de los candidatos a la Jefatura de Gobierno capitalina trató de ponerse a salvo de la responsabilidad del caos que representan transporte público, el agua, el desarrollo inmobiliario y la seguridad en la ciudad.

Frente a frente en un mismo espacio se encontraron Mikel Arriola, Claudia Sheinbaum, Alejandra Barrales, Marco Rascón, Mariana Boy, Purificación Carpinteyro y Lorena Osornio.

Del perdón de la ciudadanía a una capital secuestrada por el narcotráfico, no fueron las propuestas sino los ataques una de las principales preocupaciones al iniciar el primer debate.

Lejos de preocuparle presentarse como la mejor opción, Mikel Arriola asestó los primeros golpes, directo contra Claudia Sheinbaum.“El narcotráfico está estacionado en nuestra ciudad. Es la representante del caos”, le dijo.

A Alejandra Barrales también la alcanzó, “Lidera el cártel (inmobiliario), no ha explicado por qué tiene una casa en Miami y otra en las Lomas”, le inquirió.

Ninguna encontró atractiva la invitación a responder las provocaciones del tricolor.

A Marco Rascón, candidato del Partido Humanista, mejor conocido como “Súper Barrio” le hacía falta un personaje enmascarado de altura para confrontarse y encontró en Mikel al Batman perfecto.

Primero reclamó que ahí no hubiera representación del PRI, por no ser consciente del partido al que representaba.

Fue él, quien le dio el gancho al hígado con temas que aún le duelen a la sociedad; “está unido a quienes han corrompido a la CDMX, es del partido de quienes nos quitaron a los 43. Quiere el gobierno del Estado de México y sus dinastías. Él es Tlatelolco, la guerra sucia, es Batman”. “Querido ‘Súper Barrio’ te recuerdo tapando las calles con disfraz de súper héroe”, le respondió Mikel.

La arena se preparó para los temas de Urbanismo y Sustentabilidad, donde los candidatos se inclinaron hacia la recuperación de aguas pluviales en hogares, en particular, en Tláhuac e Iztapalapa. Con esas características, se hablaba de 100 mil a un millón de domicilios con ese sistema de captación de agua, como respuesta a la falta del suministro.

Las propuestas fluyeron sin mayores detalles, como un nuevo sistema de transporte. Cablebús con 38 kilómetros en Gustavo A. Madero, Iztapalapa, Álvaro Obregón y Tlalpan, como planteó Sheinbaum, y 100 kilómetros más de Metro, como propuso Arriola.

Detener lo desarrollos inmobiliarios fue otro de los objetivos entre los aspirantes a la Jefatura capitalina.

Mariana Boy, del Partido Verde, fue la única que habló de meter a la cárcel a responsables de las obras irregulares.

Rascón dijo que se reconceptualizará el segundo piso y se tomarán dos carriles para un tren expreso; Barrales destacó la creación de una tarjeta multimodal para todos los medios de transporte, gratuito para estudiantes.

La independiente Lorena Osornio basó sus argumentos en torno de reclamar que los demás contendientes no saben lo que es andar en el Metro en hora pico.

Luego, Barrales reprobó a Sheinbaum al frente de la Secretaría del Medio Ambiente, reviviendo la discusión por la responsabilidad de la exdelegada de Tlalpan y los actos de corrupción destapados tras el 19-S.

En la segunda arena, sobre Seguridad y Justicia todos coincidieron en el aumento de las cámaras de vigilancia, en algunos casos de manera desmesurada, con hasta un millón, sin mayores detalles de costos y del origen de los recursos, sin embargo, sobre la actividad preventiva de las policías no se habló.

La primera en hablar de actitudes fue Carpinteyro, quien tachó de cinismo la actitud de Sheinbaum en Seguridad y Justicia.

Mikel también denunció que “Mancera ya se fue y dejó todo tirado”. Sheinbaum también apuntó el tiro a la gestión del PRD; “de 2006 a 2012 iba bien. Qué habrá pasado en la actual”.

El final del debate lo marcó el intento de discurso poético de Rascón y la falta de tiempo que dejó sin oportunidad a los capitalinos para saber cuál es la diferencia entre Sheinbaum y Barrales, bajo la óptica de esta última.

Más notas sobre