WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Lunes 03 de Agosto 2020
| | |

Son leyenda... del rock pop

La banda irlandesa, U2. Foto: Tomada de la versión impresa

La banda irlandesa, U2. Foto: Tomada de la versión impresa

02 de Octubre 2017

Pasaron de tocar en una escuela a llenar estadios en todo el planeta

En 1976 el baterista Larry Mullen Jr. publicó un anuncio en la escuela secundaria Mount Temple de Dublín, Irlanda, para formar una banda de rock. Sin saberlo en ese momento, Mullen estaba por reunir a quienes serían los integrantes de una de las más exitosas y queridas agrupaciones de los últimos tiempos: U2.

Los primeros en responder al anuncio fueron los hermanos Dave y Dick Evans, después lo haría el bajistas Adam Clayton y, finalmente, Paul Hewson, un chico con mucha actitud que prefería que la gente lo llamara Bono.

“Bono dijo que tocaba la guitarra, pero ni siquiera tenía una guitarra, así que le convencimos de que probara como cantante, y no lo hacía nada mal. Por su parte, los hermanos Dick y Dave hicieron ellos mismos una guitarra, el artilugio más impresionante. Entonces, conocí a Adam, y me emocioné mucho al verle, porque tenía una mata enorme de pelo rubio, gafas oscuras y un abrigo afgano larguísimo. Me encantaba la pinta que tenía y pensé: quiero formar un grupo con él”, declaró Mullen Jr. en una entrevista para la cadena MTV.

Con la ayuda de su maestro de música en la secundaria, el grupo practicaría durante las horas de clase tocando temas de los Beatles, los Doors y los Rolling Stones. En ese tiempo la incipiente banda se hacia llamar Feedback, aunque poco después, en marzo del 77, cambiarían el nombre a The Hype.

En 1978, Dick Evans abandonaría el grupo y la banda cambiaría definitivamente de nombre llamándose U2, nombre propuesto por Steve Averill, un amigo de la banda. De acuerdo con su autobiografía U2 by U2, el nombre es también un juego de palabras, ya que se pronuncia al igual que “you too” o “you two”. Hay quienes aseguran que se pusieron así por el famoso avión espía de la Fuerza Aérea de Estados Unidos.

Su primer logro llegó en 1978, cuando ganaron un concurso en su último año de escuela. Para finales de año, el manager Paul McGuinness los vio actuar y les ofreció un contrato. En septiembre de 1979, U2 editó en Irlanda el sencillo U2 Three, convirtiéndose en el primer éxito de la banda. Sólo se hicieron mil copias de ese disco, por lo que hoy en día es objeto de culto entre coleccionista.

Con más de cuatro décadas de trayectoria, U2 se ha consolidado como una de las agrupaciones que se mantiene en el gusto de sus seguidores por todo el mundo. “Las bandas son como las pandillas, y estar en una padillas a los cincuenta y pico de años no es natural, aún más difícil que cuando tienes veinte, pero todavía nos las arreglamos para que esto funcione”, comentó The Edge hace unos meses en una entrevista con la revista Rolling Stone.

La agrupación también es reconocida por su incansable labor social, lo que le valió que Amnistía Internacional eligiera a U2 como “Embajadores de conciencia 2005”, por ser el grupo que más ha hecho públicamente por la causa de los derechos humanos.

El éxito internacional de U2 se traduce en sus 13 álbumes de estudio, una decena de giras de estadios por todo el mundo y más de 60 videos musicales. Además, ha sido ganadora de nueve premios Grammy y ya fue incorporada al Salón de la Fama del Rock en 2005.

Aunque los premios siguen respaldando a la agrupación irlandesa, su longevidad también le ha valido —entre los críticos— ser considerada “la banda más sobrevalorada de la historia”, e incluso se habla de que “ya no tienen relevancia en el mundo de la música”.

“También —escribió Albert Medina en el portal Vice—, con las respectivas reinvenciones de su sonido, U2 ha decepcionado a una gran cantidad de seguidores que se han sentido defraudados por un giro comercial, totalmente natural dentro de la industria de la música, pero no para una de las bandas más importantes del rock de todos los tiempos. Eso, sin contar el excesivo abuso mediático de Bono, que haciendo uso de su papel de figura pública, parece haberse dedicado más a la labor social desde el activismo político que desde el artístico. Exagerado para algunos, aplaudido por otros”.

Más notas sobre