WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Lunes 30 de Noviembre 2020
| | |

¡Aguas con las piedritas en el camino..!

Durante más de tres años de la implantación del sistema, sólo 59 casos han llegado a juicio oral. Foto: Tomada de la versión impresa

Durante más de tres años de la implantación del sistema, sólo 59 casos han llegado a juicio oral. Foto: Tomada de la versión impresa

19 de Octubre 2017

La reforma al sistema judicial terminó en un desastre

El día de hoy RefleXiono sobre… ¿Cuántas veces le ha pasado que va por una avenida, de cualquier ciudad mexicana, y le rebota una piedrita en el parabrisas? O también sucede cuando va uno atrás de un camión o tráiler y le van ametrallando con piedritas.

Esto es porque en nuestro precioso país todo queda a medias. Resulta que cuando un constructor termina la obra en algún camino siempre deja residuos de grava o tierra, que traen invariablemente piedritas y que se acumulan a un lado del camino. ¿Cómo es posible que no exista una exigencia para que los constructores “limpien” estas piedritas que quedan en el camino? Lo más grave no es que le toque una de éstas, sino que muchos jóvenes que empiezan a conducir no son conscientes de ello y en muchas ocasiones terminan derrapándose con fatales consecuencias. Este es un ejemplo de lo que pasa en México. Cuando por fin hacemos una buena obra (llámese reforma) terminamos por no terminar (valga la expresión).

Esto es, dejamos piedritas en el camino, que terminan por ser un problema. Si no me cree sólo repase conmigo las mentadas reformas. La reforma al sistema judicial con el nuevo sistema oral acusatorio es un buen proyecto que terminó en un desastre, porque fue mal implementado. Tan grave son las consecuencias que hay jueces que por cualquier tecnicismo liberan a peligrosos criminales (muchos de estos servidores corruptos y que Dios los libre de que algún familiar de ellos caiga en las manos del crimen porque entonces van a ver lo que es la justicia divina). De la reforma educativa la lenta y pobre implementación está tardando más de lo esperado, con resultados tan pobres que ni los 50 mil millones que le inyectaron a las escuelas están haciendo la diferencia.

Insisto no es que estén mal las reformas, sino que están siendo mal implementadas. Urge que los mexicanos aprendamos a limpiar las piedritas y entendamos que los caminos no se deben construir de manera apresurada, sino de manera planeada… ADIÓS…

[email protected]
@rchemor

Más notas sobre