WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 30 de Septiembre 2020
| | |

Auctoritas

Foto para ilustrar: Cuartoscuro

Foto para ilustrar: Cuartoscuro

26 de Mayo 2016

La moneda mexicana es una de las divisas más líquidas en el mercado cambiario

La especulación en el mercado cambiario continúa. Al parecer, la intervención de las autoridades monetarias pasó rápido. El comportamiento de la divisa tiene un nombre: especulación.

Este comportamiento evidencia la vulnerabilidad del peso ante la especulación en el mercado cambiario por tratarse de una divisa muy líquida entre las monedas de economías emergentes.

La inyección modesta de dólares al mercado seguramente contribuirá a reducir la volatilidad del peso, pero no hay que olvidar que, en estos momentos, la moneda mexicana está reaccionando sensiblemente a los cambios en las condiciones globales.

Además de la especulación se añade otro factor: la sobrerreacción de los mercados internacionales, lo cual afecta la cotización del peso y otras monedas de economías emergentes.

En las próximas semanas, el tipo de cambio podría alcanzar nuevos máximos históricos durante enero ante cualquier resurgimiento de la aversión al riesgo, o simplemente por las decisiones de la FED y el impacto financiero y bursátil que trae consigo.

Lo que se debe tener en cuenta es que la moneda mexicana es una de las divisas más líquidas en el mercado cambiario, y la más operada de las economías emergentes como coberturas de riesgo o contratos de compra a futuro, lo cual la hace vulnerable a operaciones especulativas cuando se observa un deterioro en el panorama económico global.

Hay otros factores, en 2015, la expectativa que hubo frente al incremento de las tasas de interés en la Reserva Federal de los Estados Unidos provocó que el capital golondrina saliera de forma masiva de países emergentes y provocara una turbulencia innecesaria.

Los análisis más conservadores indican que, en los siguientes meses, la especulación termine y el tipo de cambio se estabilice en niveles máximo de los 18 pesos.

Otra señal positiva es que el precio del petróleo ha tenido una recuperación en su valor, por lo que no existe motivo para incrementar el precio del dólar.

En el ámbito financiero, la lectura que se tiene es que los niveles que ha tocado el tipo de cambio son totalmente irracionales, completamente manejados por la incertidumbre y la especulación, y no hay un techo muy claro de cuánto vaya alcanzar.

Además no se puede evadir que la economía global sufre contracciones, lo cual afecta a México, debido a que hay una relación muy estrecha sobre la industria y el crecimiento en general.

FF