WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 22 de Septiembre 2020
| | |

Desafíos

Dilma Rousseff. Foto: AP

Dilma Rousseff. Foto: AP

02 de Septiembre 2016

La situación en Brasil es convulsa y muy agitada en términos de percepción

La defenestración de Dilma Rousseff puede pasar a convertirse en un fenómeno negativo para la economía del país sudamericano. La agitación política entre naciones vecinas y la tensión provocada al interior del país de la samba son elementos para generar un ambiente adverso.

Los primeros análisis advierten que la lista de desafíos económicos, sociales y hasta judiciales proyectan un gobierno obligado a obtener resultados contrarreloj antes de las próximas presidenciales de 2018.

Y es que Brasil está en ruta a su primer bienio recesivo en más de 80 años y esta semana los datos oficiales mostraron que el desempleo marcó un récord de 11.6 por ciento en mayo-julio y el PIB se contrajo 0.6 en el segundo trimestre. Lo que se advierte es que la prioridad es reorganizar las cuentas públicas.

El foco del mercado brasileño ahora se divide entre la expectativa de medidas efectivas para la recuperación económica del país tras el fin del proceso de juicio político que terminó con la destitución de la expresidenta Dilma Rousseff y los próximos pasos de la autoridad monetaria en Estados Unidos.

Por ejemplo, ayer la moneda cerró con un retroceso de 0.58 por ciento, cotizado en 3,250 unidades por dólar, el día después de que el Senado destituyera a la presidenta de Brasil.

Y es que es previsible un escenario complejo ya que los mercados ya anticiparon hace meses esta situación con mejoras en el real y en la bolsa paulista, aunque aclararon que la convulsión política posiblemente se mantenga.

Para los analistas financieros, la situación puede mejorar: hay un rebote natural, después de la fuerte caída de los últimos años. Pero será una recuperación lenta y no significa que los problemas de fondo se hayan solucionado.

Ahora, de inmediato, Michel Temer prometió revivir la economía por medio del recorte de gastos del gobierno con medidas de austeridad impopulares y una reforma al sistema de pensiones. La situación en Brasil es convulsa y muy agitada en términos de percepción y eso sólo se cura con el tiempo…

[email protected]

@drcamartinez

Más notas sobre