WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Viernes 22 de Enero 2021
| | |

Los Chuchos

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

21 de Junio 2016

Ortega está más cerca de establecer una alianza con el PAN para 2017 y 2018

Las declaraciones de uno de Los Chuchos, Jesús Ortega, para poner en la mesa las opciones que tiene Miguel Ángel Mancera rumbo a 2018, suenan más a patadas de ahogado que a otra cosa. Para empezar, extraña que uno de los fundadores de la corriente del PRD que ha mantenido el control de la burocracia partidista en los últimos años, haya preferido hacer pública su amenaza –porque se debe reconocer que de eso se trata– que presentársela en vivo y a todo color, cara a cara, al Jefe de Gobierno de la Ciudad de México.

En el contexto de lo sucedido en el proceso electoral reciente y la renuncia anticipada de Agustín Basave, Los Chuchos saben que ya no cuentan con el apoyo de ADN de Héctor Bautista y eso modifica las cosas al interior del partido.

Además, deben de aprovechar que por un momento tendrán el control a través de Beatriz Mojica quien se convertirá en presidenta interina, a pesar de haber perdido la elección en Guerrero y, sobre todo, con todo y su cercanía con uno de los culpables de la catástrofe del PRD: Ángel Heladio Aguirre Rivero. Así, el 2 de julio habrá reunión del Consejo Nacional y se sabrá lo que viene.

Pero hay una declaración que indica cuál es el interés real de Ortega. Dijo que entre las tareas más importantes para Nueva Izquierda –la corriente de Los Chuchos– está recuperar , “porque la hemos perdido, la condición de primera fuerza política en el PRD y la hegemonía, porque en la medida en que nosotros tengamos la mayoría en el Consejo Nacional, en esa medida podremos evitar los errores de hace cinco años”. En segundo término está convertir al partido en “fuerza determinante e influyente”.

Sin reconocer que durante los últimos cuatro años la tribu chuchista ha llevado al partido del sol azteca a la cuarta posición a nivel electoral, Ortega está más cerca de establecer una alianza con el PAN para 2017 y, principalmente, 2018, que de reconstruir a ese instituto político con miras a convertirse en una verdadera opción para el electorado.

Más notas sobre