Domingo 18 de Agosto 2019
| | |

Impunidad S.C.

Maestros de la CNTE queman equipo de PFP. Foto: Jorge Butrón

Maestros de la CNTE queman equipo de PFP. Foto: Jorge Butrón

14 de Julio 2016

Los integrantes de la CNTE son especialistas en la comisión de delitos

Sin lugar a dudas quienes se presentan en las calles como los reivindicadores de las causas más sentidas de la sociedad son charlatanes y, en algunas ocasiones, delincuentes. Porque en este país cometer un delito en la defensa de las causas colectivas, ocurre por la maldita costumbre de disfrazar la protesta delincuencial con el manto de la democracia para evadir la aplicación de la ley. No es nuevo, desde que existen las oposiciones de la presunta izquierda democrática, que tienen poco de democráticas y mucho de delictivas, la comisión de delitos se ha vuelto la constante.

Al grito de “Democracia ya, Patria para todos”, que es el lema central del Partido de la Revolución Democrática diseñado por Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, las calles se convirtieron en parte importante de la arena política y la industria de la protesta creció con singularidad, para dar vida a una de las expresiones surgida de una escisión del partido mayoritario, y las reminiscencias de las organizaciones clandestinas que resultaron beneficiadas por la Ley de Organizaciones Políticas y Procesos Electorales concebida por Jesús Reyes Heroles.

Me permitiré hacer una lista de los delitos que se cometen en aras de la democracia y su punibilidad: Ataque a las vías de comunicación, uno a cuatro años de prisión. Delitos contra la seguridad del tránsito de vehículos, seis meses a dos años. Elaboración o alteración y uso indebido de placas, cuatro a ocho años de prisión. Utilización de sustancias tóxicas, por incendio, violencia extrema, que perturben la paz pública, de cinco a 30 años de cárcel. Amenazar a la autoridad, o utilizar la violencia para perturbar el orden público, de seis meses a siete años. A quienes resistan o ataquen a las autoridades para impedir el ejercicio de sus funciones, de seis meses a ocho años de prisión.

La mayor parte de las organizaciones opositoras cubren con creces este perfil cuando se trata de demostrar su impunidad.

Los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación son especialistas en la comisión de delitos con una brutal impunidad. Hasta ahora, los más graves son el de motín y sedición sin que a la fecha pase nada. Por eso, hablo de impunidad desde la presunta sociedad civil, ese ente amorfo que sirve para la violación de la ley con la mayor impunidad. ¿Hasta cuándo seguiremos así? Hasta que la ley se haga valer.

Al tiempo.

[email protected]

Encuentra más notas sobre