WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 26 de Febrero 2020
| | |

Derechos parejos

foto_rosario

foto_rosario

11 de Diciembre 2019


Dobleces |

La protección a los defensores de los derechos humanos está a prueba en el país. Y no sólo con la entrega del premio Nacional de Derechos Humanos 2019 a Obtilia Eugenio Manuel, por parte de la presidenta de la CNDH, Rosario Piedra Ibarra es como se hace visible un tema que debe ser prioritario en la agenda de la nueva ombudsman.

La protección a los defensores es fundamental para solventar la deuda histórica que se tiene con los sectores desprotegidos y violentados. A final de cuentas, el presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró que antes la CNDH era pura demagogia, y funcionaba como apéndices, subordinados a los poderosos, situación que cambió. Y ese punto es el que debe sentirse desde su llegada.

Y es que a pesar de que Rosario Piedra tiene raíces de trabajo en la mentira de la defensoría en la búsqueda de desaparecidos, la ceremonia de ayer no cambió y repitió esquemas del pasado, al menos los colectivos más destacados en la lucha de los DH no fueron invitados a la entrega del premio nacional.

Lo que pudo convertirse en un encuentro entre diferentes corrientes de pensamiento promotoras de los derechos humanos, Rosario Piedra les cerró el paso a un evento trascendental y todo se quedó en petit comité. Era el momento de mostrar simpatías y respaldo, pero no pudo hacerlo.

Ya será este jueves en la reunión que sostendrá con los integrantes de la red de los derechos para todos donde tendrá la oportunidad de conocer las diversas luchas en la promoción y defensa de los derechos humanos que se libran en el país. Al menos, el voto de confianza que le dan los defensores es que la CNDH cambie su mandato y, de lograrse, en ese sentido verán un avance en la materia.

En ese evento, el Comité Cerezo entregará una carta en la que exponen el hostigamiento al que fue sometido Héctor Cerezo Contreras por parte de cuatro personas que lo vigilaron durante tres horas afuera del cubículo estudiantil Julio Antonio Mella, ubicado en el Edificio E, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. UNAM, campus CU. Aunque el documento lo hicieron público y lo enviaron desde el 22 de noviembre y circuló entre las organizaciones en las que tienen presencia y entre periodistas con los que tienen contacto de manera permanente, sólo se ha logrado que la se le solicitará a la UNAM el resguardo de los videos para identificar a los “vigilantes”.

Y es que esa es la otra cara de los defensores de los derechos humanos, el hostigamiento y el espionaje al que son susceptibles por su labor.

De acuerdo con el documento que ya hicieron llegar a la CNDH tardará, por su burocratismo normal, en promedio tres meses en emitir un pronunciamiento por el caso expuesto por el Comité Cerezo.

Esa es la nueva tarea para Rosario Piedra tener un acercamiento con un sector crítico a la institución a la que ella llegó en medio de un desaguisado con senadores. Mantener el mismo proyecto y tener un protagonismo marcado la alejará de un grupo de influencia necesario para darle viabilidad a los derechos humanos en el país.

 

 

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

Más notas sobre