www.capitalmexico.com.mx
Viernes 17 de Septiembre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 16 septiembre 2021 · 23:21
3,549,229 Confirmados
270,348 Decesos

Dólares, reservas y pesos

 

Por ley el Banco de México debe utilizar sus reservas de dólares


Por ley el Banco de México debe utilizar sus reservas de dólares, no para respaldar al peso (si así fuera el Banco Central tendría la obligación de entregar, a la vista al portador, por cada peso presentado, una determinada cantidad fija de dólares, obligación legal que no tiene), sino para, tal y como dice el artículo 18 de la Ley del Banco de México, “coadyuvar a la estabilidad del poder adquisitivo de la moneda nacional mediante la compensación de desequilibrios entre los ingresos y egresos de divisas del país”, lo cual quiere decir, u ofrecer dólares cuando falten y el tipo de cambio peso-dólar aumente más allá de lo que las autoridades consideren prudente (viva la discrecionalidad), o demandarlos cuando sobren y el tipo de cambio peso-dólar baje más allá de lo que las autoridades consideren adecuado (viva nuevamente la discrecionalidad), tal y como sucedió recientemente con las subastas de dólares que, ante la depreciación del peso frente al dólar, pretendían, como se dijo una y otra vez en los comunicados de la Comisión de Cambios, “proveer de liquidez al mercado cambiario”, no para conseguir un determinado tipo de cambio, o un determinado comportamiento del tipo de cambio, sino para garantizar “el funcionamiento ordenado del mercado cambiario nacional”, cualquier cosa que eso signifique.

La Comisión de Cambios es la responsable de la política cambiaria del gobierno, presidida por el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y conformada con tres miembros de esa dependencia y tres funcionarios del Banco Central, comenzando por el gobernador. El artículo 21 de la Ley del Banco de México señala que “el Banco de México deberá actuar en materia cambiaria de acuerdo con las directrices que determine (la) Comisión de Cambios”, lo cual representa una cuña enorme que el Poder Ejecutivo (el secretario de Hacienda preside la Comisión) inserta en la autonomía del Banco Central, que puede dificultar su tarea de preservar el poder adquisitivo del peso y, por lo tanto, de nuestro dinero. Continuará.