WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 17 de Septiembre 2019
| | |

El saco de las sorpresas

Pasión futbolera por la Selección Nacional. Foto: Revista Cambio

Pasión futbolera por la Selección Nacional. Foto: Revista Cambio

19 de Junio 2018

Colombia empata y va por la victoria sólo que en un corner a favor de Japón se pierden en la marca y les hacen el 2-1 definitivo con un cabezazo dentro del área chica

Colombia viene con su mejor generación desde aquella mítica de Freddy Rincón, Pibe Valderrama, Ivan Valenciano, Faustino Asprilla y el porterazo Óscar Córdoba “se comieron la lumbre a puños” en la eliminatoria de Conmebol goleando 5 -0 a Argentina en Buenos Aires, para sorpresa de muchos que los hacíamos favoritos para meterse a pelear quizás una semifinal, se quedaron en el camino por un par de errores en dos partidos que les costó ser eliminados en fase de grupos; de entrada pierden sorpresivamente ante Rumania 3 a 1 con un golazo de Gheorge Hagi, luego salen por su revancha como amplios favoritos contra el anfitrión Estados Unidos, dirigido entonces por Bora Milutinovic, quien les pone un crucigrama defensivo, Colombia era superior, pero no concretaba hasta que viene aquel autogol fatal del defensa colombiano Andrés Escobar, con el que pierden el partido y son eliminados, Escobar regresó a Colombia y ahí fue asesinado en medio de la ola de violencia que azotaba a aquel país en esos años. Hoy las cosas son diferentes allá en la tierra cafetalera, pero muy similares en el futbol.

GRAN GENERACIÓN

Encabezada por James Rodríguez, que para mala fortuna no sale de su lesión, arranca el juego de ayer ante Japón en la banca, aún así Colombia lucía favorito; pero los fantasmas de la cancha se atraviesan y el defensa “La Roca” Sánchez comete faulazo, penalti y expulsión, así que al minuto 3 perdían uno a cero y a jugar con 10 ante los aguerridos japoneses; Colombia empata y va por la victoria sólo que en un corner a favor de Japón se pierden en la marca y les hacen el 2-1 definitivo con un cabezazo dentro del área chica; son esos factores incontrolables los que pusieron a sufrir a Colombia, obligados ahora a ganar a Polonia y Senegal donde, por cierto, los polacos hicieron el ridículo regalando espacios, autogol y error defensivo a los africanos, que también se llevan sus tres puntos y “el saco de las sorpresas”. Así las cosas, pues, algunos le llaman mala suerte, otros los factores no controlables; yo me quedo con los “Fantasmas del Estadio” que de cuando en cuando se meten a hacer travesuras de las grandes… Así de fácil…

Encuentra más notas sobre