Sábado 17 de Agosto 2019
| | |

Entre la honestidad y la ineficiencia

STAFF CAPITAL

STAFF CAPITAL

24 de Abril 2019


Francamente todavía no alcanzó a dilucidar qué es lo que en realidad pretende hacer con el país Andrés Manuel López Obrador. Es más, creo que ni él mismo tiene muy claro la necesidad de un plan o programa de desarrollo para cada una de las regiones como antaño lo estructuraban quienes encabezaron gobierno.

Hasta ahora tampoco sé si el Presidente de la República tiene en claro que seguir explotando el recurso de las culpas del pasado es el mejor pretexto para darse un espacio y entender lo que pasa con el presente para edificar el futuro.

Tampoco alcanzo a visualizar si lo que está haciendo y diciendo es simplemente es un recurso retórico porque no sabe para dónde encaminar a su gobierno, circunstancia que sería muy grave y dañina para quienes confiaron en él y para quienes votaron por otras opciones.

Para decirlo más claro, si le va mal al Presidente de la República nos va mal a todos los mexicanos, pero hasta ahora no ha dado muestras de haber diseñado un plan para saber por dónde dirigir los esfuerzos gubernamentales y orientar el presupuesto.

Andrés Manuel López Obrador hizo campaña durante más de veinte años, y con excepción de los cinco años en que fue Jefe de Gobierno de la Ciudad de México, nunca tuvo un trabajo estable del que hubiera logrado conformar un capital, pero siempre tuvo recursos económicos en demasía para mantener una campaña permanente durante muchos años.

¿De dónde salió tanto dinero? Esa es una pregunta qué difícilmente contestaría, y el único pretexto que ha encontrado es que “el dinero que gastaba era de las regalías de sus libros”.

Que yo sepa nunca ha tenido un éxito literario, y aunque lo hubiera tenido, el dinero de que ha dispuesto durante tantos años suman miles de millones de pesos. Hacer una campaña permanente solamente se mantiene con enormes cantidades de dinero, y la increíble explicación que dio el ahora Presidente de la República es que la gente era muy solidaria con él.

Como si los mexicanos fuéramos estúpidos para creer a pie juntillas sus afirmaciones. Llevo años haciéndome una pregunta: ¿En que se utilizaron los treinta y cuatro mil millones de pesos que se sustrajeron de la Línea 12 del Metro? Porque nunca hubo una investigación pese a que el creador de la corrida financiera siguió en el país, y el presunto responsable se ausentó durante seis años.

Por cierto, solamente regreso a ocupar la cartera de Relaciones Exteriores, y en los círculos cercanos al poder se dice que por sus méritos será quien encabece la búsqueda por la Presidencia de la República en los años venideros. Andrés Manuel López Obrador es Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, y en estos momentos la opinión pública le resulta adversa a causa de sus errores. Gobernar no es fácil, y menos cuando se piensa que las cosas tienen que salir bien simplemente porque se es distinto a los demás.

El tabasqueño no es distinto, se formó y tiene los mismos vicios que aquellos a quien dice combatir. Llegó a donde está por el hastío de la gente, pero en muy poco tiempo mostró y demostró que no es lo mismo hacer activismo que política. Lo primero se hace con dinero, lo segundo con sensibilidad y conocimiento. Así de simple.

Al tiempo.

[email protected]