WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 08 de Julio 2020
| | |

Guerrero: ingobernabilidad de seguridad y gobernabilidad política

Inseguridad. Foto: Especial

Inseguridad. Foto: Especial

12 de Junio 2018

Hoy es la entidad que ofrece todas las condiciones para considerar un Estado federal fallido y una severa crisis de seguridad interior

Guerrero es el ejemplo de los saldos de gobernabilidad/ingobernabilidad por crisis de seguridad pública de años de deterioro de funcionamiento de cacicazgos priistas y perredistas. Hoy es la entidad que ofrece todas las condiciones para considerar un Estado federal fallido y una severa crisis de seguridad interior.

La gestión del gobernador priista Héctor Astudillo se encontró con una estructura de poder, un tejido social y un acuerdo político simplemente inexistentes. Las decisiones de para mantener el funcionamiento de la administración, evitar que la inseguridad contamine la prioridad número uno que es el turismo y contener con esfuerzos el activismo de las bandas del crimen organizado, que nacieron al amparo del PRI y del PRD, han trasladado la responsabilidad nal al Gobierno Federal.

El cierre de empresas por inseguridad debe ser asumido como el toque de emergencia para potenciar en Guerrero –ahora sí en serio– una nueva estrategia
de seguridad. A nivel local el gobierno de Astudillo ha evitado la contaminación criminal y ha cohesionado a los principales sectores, pero la violencia creciente de las bandas criminales en las calles exige la intervención federal más allá de más tropas y policías o de patrullajes.

Guerrero exhibe un asunto de seguridad interior, a partir de su caracterización en el Programa para la Seguridad Pública 2014-2018 del presidente Peña Nieto:

La seguridad interior es la “condición que proporciona el Estado mexicano para salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos y el desarrollo nacional mediante el mantenimiento del estado de derecho y a gobernabilidad democrática en todo el territorio nacional”.

La estrategia de seguridad del Gobierno Federal ha sido la misma del gobierno panista de Calderón, a pesar de que el asunto fue escalado a nivel de seguridad del Estado al incorporar las dependencias de seguridad pública e interacciones con las Fuerzas Armadas en la Secretaría de Gobernación.

El gobierno de Astudillo ha logradorecuperar la gobernabilidad política de la administración estatal, a partir de laherencia maldita que le dejó el perredismo de y Zeferino Torreblanca y Ángel Aguirre Rivero. Pero la estrategia federal se hareducido a enfrentar las consecuencias del accionar del crimen organizado, pero noatender las causas.

La presencia de fuerzas de seguridadno alcanza para restaurar el control de la seguridad interior. El cierre de plantas productivas es un nuevo aviso a la estrategia de seguridad federal que hasta ahora no ha podido convertirse en una buena política integral de vigilancia, restauración del tejido social y sobre todo garantías para la producción. La inseguridad ha rebasado al Gobierno Federal y está afectando en Guerrero aldesarrollo como producción y bienestar.

A nivel local, Astudillo ha recompuesto la estructura de gobierno antescontaminada con intereses criminales, jado temas de desarrollo y mantenido el ritmo de producción. Pero estagobernanza está en riesgo por la fase deingobernabilidad de la inseguridad porque los grupos criminales están desa ando al Estado federal, no sólo al estatal.

De mucho está sirviendo la recuperación del control de la administración estatal, pero ahora más que nunca se requiere que el Estado federal restaure la seguridad interior como condición para el desarrollo.

Política para dummies: La política es el factor sorpresa, siempre y cuando haya algo con qué sorprender.

Si yo fuera Maquiavelo: “La experiencia nos demuestra que son los príncipes que han hecho menos caso de la fe jurada, envuelto a los demás con su astucia y reído de los que han con ado en su lealtad, los único que han realizado grandes empresas”.

 

Más notas sobre