WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 21 de Septiembre 2019
| | |

“Nosotros no fuimos…, fue teté”

Maestros de la CNTE. Foto: Cuartoscuro

Maestros de la CNTE. Foto: Cuartoscuro

03 de Junio 2016

Para alcanzar verdaderos logros en nuestro México, tenemos que avanzar en calidad educativa

La imagen de integrantes de la CNTE de Comitán, Chiapas, rapando a seis profesores que no se solidarizaron con el movimiento disidente caló hondo en la opinión pública e instituciones de nuestro país y el extranjero, además de ser “trasquilados” con tijeras, los maestros fueron forzados a caminar descalzos por el pueblo portando carteles al cuello con frases como “Nos pelaron por traidores” o “Soy un maestro vendido”.

Un suceso no aislado, sino más bien una práctica recurrente en los estados del sur de nuestro país, y aunque se ha asegurado que los responsables no son miembros de la CNTE, y más bien pertenecen a grupos afines a ésta, al final del día se puede sentir la mano porril del sindicalismo mexicano.

Para alcanzar verdaderos logros en materia educativa en nuestro México, tenemos que avanzar en calidad educativa llevando a cabo planes eficaces y que brinden competitividad a los estudiantes a nivel mundial; instalaciones educativas en óptimas condiciones; sueldos bien remunerados y ajustados al tope en todo el país y con todas las prestaciones; asignación de plazas por capacidad y conocimiento, no por compadrazgo, venta ni herencia; mayores espacios para estudiantes de todos los niveles; programas para acceder fácilmente a plazas para normalistas recién egresados con los más altos promedios…

Es triste ver cómo miles de “profesores” pelean e intensifican sus protestas por los intereses de unos cuantos, olvidando su vocación y a quienes verdaderamente necesitan de su presencia, atención y conocimientos: los alumnos. No es posible solucionar el rezago educativo en México con plantones, marchas, bloqueos, amenazas, paros, faltas recurrentes, agresión física y verbal como la ejercida por los integrantes de la CNTE y sus simpatizantes. No olvidemos que la violencia siempre generará más violencia, y la ignorancia muchísima más ignorancia.

FF

Encuentra más notas sobre