WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Domingo 29 de Noviembre 2020
| | |

Judas Tadeo y Simón “el cananeo”

El hombre la prostituyó en tres estados Foto: Cuartoscuro

El hombre la prostituyó en tres estados Foto: Cuartoscuro

13 de Septiembre 2017

Este apóstol es el autor de una de las epístolas católicas

El apóstol Judas Tadeo, descendiente de la estirpe real de David, era primo-hermano de Jesús, pues su padre, Cleofás, era hermano de san José, y su madre, María de Cleofás, era prima de la Virgen María.

Después de la Última Cena, cuando Cristo prometió que se manifestaría a quienes le escuchasen, Tadeo le preguntó por qué no se manifestaba a todos por igual, en una cuestión de gran actualidad, pues pensamos que al mostrarse a sus adversarios les mostraría su divinidad real. El Señor le respondió: “Si alguno me ama, guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y pondremos nuestra morada en él” (Jn 14, 22-23), lo cual significa que a Cristo hay que verlo y percibirlo con el corazón para que Dios pueda vivir en nosotros, pues el Señor no se presenta como “una cosa”. Él quiere entrar en nuestra vida y por eso, su manifestación implica y presupone un corazón abierto.

Este apóstol es el autor de una de las epístolas católicas que contiene una severa amonestación contra los falsos maestros y una invitación a conservar la pureza de la fe. El apóstol Simón, por su parte, es llamado “el zelota” por el evangelista Lucas, en tanto que Marcos y Mateo se refieren a él como “el cananeo” por ser originario de Caná, y es también, con mucha probabilidad, el mismo a quien se conoce como “Simeón de Jerusalén”, pariente cercano de Jesús.

Es posible que Simón haya formado parte de los zelotas, el grupo de resistencia judía a la ocupación romana, aunque cabe la posibilidad de que este apelativo correspondiese a un celo ardiente por la identidad judía, por Dios, por su pueblo y por la Ley divina.

Una antigua tradición oriental sostiene que Simón era el novio de la boda en la que el Señor hizo su primer milagro, referido por Juan en el Evangelio, al convertir el agua en vino.

Luego del acontecimiento de Gracia de Pentecostés, Simón marchó a Mauritania, en el norte de África, luego a Siria y a Gran Bretaña. Al final de su vida, combatió a los herejes de Persia junto con Judas Tadeo, donde murió como un mártir.

[email protected]

Más notas sobre