www.capitalmexico.com.mx
Lunes 06 de Diciembre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 06 diciembre 2021 · 02:21
3,901,263 Confirmados
295,203 Decesos

Las malas matan a las buenas

 

La abundancia de eventos funestos que afectan nuestras vidas y propiedades matan a las buenas noticias


Durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto han abundado las noticias positivas. Al principio de su sexenio se lograron aprobar las llamadas reformas de gran calado, que de no ser suprimidas o ignoradas por el siguiente presidente de la República, transformarán de manera positiva al país. Desde 2013 a la fecha han sido muchas las obras de infraestructura realizadas por el Gobierno Federal o por los gobiernos locales con el apoyo de la Federación. El crecimiento económico ha continuado, si bien a niveles raquíticos debido a las secuelas de la crisis mundial de 2008 y los efectos de la caída de los precios del petróleo que inició en 2014. El número de empleos formales ha roto los récords establecidos en pasadas administraciones si bien los sueldos, por razones añejas y complejas, siguen siendo insuficientes. La más reciente de las buenas noticias se dio ayer cuando la Secretaría de Economía informó que durante los primeros tres meses de este año la Inversión Extranjera Directa (IED) fue de poco más de 9 mil 500 millones de dólares, monto que superó en casi 20 por ciento al del mismo periodo del año pasado. Es más, la misma dependencia anunció que, en lo que va del sexenio, la IED acumulada es de casi 181 mil 800 millones de dólares, 15.4 puntos porcentuales más que la meta sexenal, y que al final del Gobierno podría llegar a los 195 mil millones de dólares.

El mismo Peña Nieto insiste en que durante su gobierno han abundado los hechos positivos. El lunes, al presidir un evento para conmemorar la fundación del Instituto Politécnico Nacional, dijo: “… cuando dicen: Qué mal estamos; o algunos refieren: Qué mal está nuestro país, ha sido una tragedia lo que a México le ha ocurrido, francamente es no querer ver, o no reconocer, lo que sí hemos logrado y los avances que tenemos…

Si estamos esperando un día a tener el país perfecto, pues a lo mejor nos quedaremos con el anhelo y las ganas.

México es ya una historia de éxito… Por supuesto, nos falta mucho, pero no pongamos todo en la canasta de que estamos mal, sepamos reconocer el avance y el logro y contrastarlo con el México que éramos”.

Los indudables logros del gobierno de Peña Nieto dejan de ser importantes para todos aquellos que han sido víctimas de la violencia e inseguridad que dicho Gobierno no fue capaz de disminuir. Los avances registrados dejan de ser importantes al ver los inauditos niveles de corrupción y la impunidad que la mayoría de las veces permiten los altos funcionarios federales y locales.

El Presidente tiene la razón al defender lo realizado, no sólo por él, sino los que lo antecedieron en el cargo. Su problema y el de todos los mexicanos es que la abundancia de eventos funestos que afectan nuestras vidas y propiedades matan a las buenas noticias.