Capital México
PUBLICIDAD
Sábado 19 de Enero 2019

Sábado 19 de Enero 2019

UnidadInvestigación
| | |

Los aportes de la Navidad

Cruz. Foto: Especial Foto Capital Media
|
20 de Diciembre 2017
|
San Agustín sostiene que en Navidad seremos saciados con la visión de la Palabra

En uno de sus sermones, san Agustín, obispo de Hipona y doctor de la Iglesia, sostiene que en Navidad seremos saciados con la visión de la Palabra:

“¿Qué ser humano podría conocer todos los tesoros de sabiduría y de ciencia ocultos en Cristo y escondidos en la pobreza de su carne? Porque, siendo rico, se hizo pobre por vosotros, para enriqueceros con su pobreza. Pues cuando asumió la condición mortal y experimentó la muerte, se mostró pobre: pero prometió riquezas para más adelante, y no perdió las que le habían quitado. ¡Qué inmensidad la de su dulzura, que escondió para los que lo temen, y llevó a cabo para los que esperan en él!”

Nuestros conocimientos son ahora parciales, hasta que se cumpla lo que es perfecto. Y para que nos hagamos capaces de alcanzarlo, él, que era igual al Padre en la forma de Dios, se hizo semejante a nosotros en la forma de siervo, para reformarnos a semejanza de Dios: y, convertido en hijo del hombre –él, que era único Hijo de Dios– convirtió a muchos hijos de los hombres en hijos de Dios; y, habiendo alimentado a aquellos siervos con su forma visible de siervo, los hizo libres para que contemplasen la forma de Dios.

Pues ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Pues ¿para qué son aquellos tesoros de sabiduría y de ciencia, para qué sirven aquellas riquezas divinas sino para colmarnos? ¿Y para qué la inmensidad de aquella dulzura sino para saciarnos? Muéstranos al Padre y nos basta.

Y en algún salmo, uno de nosotros, o en nosotros, o por nosotros, le dice: “Me saciaré cuando se manifieste tu gloria.

Pues él y el Padre son una misma cosa: y quien lo ve a él ve también al Padre. De modo que el Señor, Dios de los ejércitos, él es el Rey de la gloria. Volviendo a nosotros, nos mostrará su rostro; y nos salvaremos y quedaremos saciados, y eso nos bastará”. Pero mientras eso no suceda, mientras no le bebamos como fuente de vida y nos saciemos, mientras tengamos que andar en la fe y peregrinemos lejos de él, celebremos con devota obsequiosidad el nacimiento de la forma de siervo.

Encuentra más notas sobre

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Notas relacionadas

Jesús Niño [Leer más]

Monreal pide confiar en la cuarta transformación y en AMLO [Leer más]

Sigue la ruta de entrega de regalos de Santa Claus [Leer más]

La historia de por qué se dan regalos en Navidad [Leer más]

Recomendados