WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 26 de Febrero 2020
| | |

El regreso de Lula

Brasil. Imagen para ilustrar. Foto: Epecial

Brasil. Imagen para ilustrar. Foto: Epecial

28 de Septiembre 2016

El futuro político de Lula está empedrado

La simple insinuación del expresidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva de buscar la presidencia en 2018. No sólo se trata de una declaración cargada de ritmo. Sino que en México se debe leer con mucho cuidado. De ser así, aquí en el país está Cuauhtémoc Cárdenas y Andrés Manuel López Obrador para postularse las veces que sea necesario, a fin de  cuentas han encontrado en la figura del caudillismo controlar a las huestes de sus partidos.

Lula parece que quiere regresar al poder más por un interés de grupo y de comparsa, ya que le conviene rescatar la imagen de Dilma Rousseff. A él lo persigue un pasado turbio. Las acusaciones de corrupción en su contra se reavivaron recientemente y se puede decir que es un expediente abierto.

Lustrador de zapatos cuando niño, obrero metalúrgico más tarde y posteriormente fundador del PT, Lula se convirtió en uno de los presidentes más influyentes de Brasil. Sin embargo, su imagen se encuentra deteriorada en ciertos sectores de influencia de la economía brasileña.

Lula da Silva tiene detrás el escándalo Petrobras, que consistió en una red de grandes empresas que se confabularon con partidos políticos y directivos de la estatal para manipular las licitaciones de las obras, cobrar sobreprecios, y luego usar los excedentes para enriquecerse y financiar campañas.

Desde 2005 surgieron las primeras denuncias de la complicada red de pago de sobornos a políticos aliados y durante 2006, Lula tuvo que hacer movimientos en su gabinete y tratar de corregir el camino ya que al parecer la oposición de los mercados contra el mandatario volvía a crecer.

El futuro político de Lula está empedrado. El líder del PT está acusado de corrupción y será sometido a juicio en dos casos relacionados con el escándalo en Petrobras. Sin embargo, tal parece que utiliza una perversa realidad en la que una cosa es lo económico y lo otro son sus intereses políticos personales. Escuela muy parecida a las decisiones de los dirigentes de partidos que están dispuestos a cerrar el paso a nuevas figuras.

[email protected]

@drcamartinez

Más notas sobre