WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 17 de Abril 2021
| | |

Estados Unidos y la inevitabilidad de los costos de la migración

Migrante. Foto: Cuartoscuro

Migrante. Foto: Cuartoscuro

24 de Junio 2016

Pulso internacional

El miércoles pasado la Suprema Corte de Estados Unidos congeló las medidas migratorias promovidas por el presidente Obama. Si bien, en el aspecto estrictamente jurídico los detractores de las medidas pueden tener razón, en el fondo los republicanos defienden una postura que no resiste la más superficial de las revisiones. La presencia masiva de migrantes indocumentados en la Unión Americana obedece al hecho de que ahí, esos migrantes encuentran trabajo, es decir, que en Estados Unidos hay empresarios, productores agrícolas, ganaderos, restauranteros y ciudadanos de a pie que los contratan para que laven platos, limpien mesas, barran, trapeen, trabajen en el campo, laven vidrios, tiendan las camas, cuiden a los niños, se encarguen de la plomería, la jardinería, la carpintería, el mantenimiento, pinten casas, reparen tinacos y mucho más.

Trabajos que alguien tiene que hacer y que si no los hicieran los migrantes indocumentados, los harían otros, pero a un costo muchísimo más alto, lo que desde luego impactaría negativamente en la economía estadounidense. A pesar de la decisión de la Suprema Corte, la problemática migratoria en Estados Unidos transitará al único lugar al que puede transitar, es decir, a la regularización. Lo hará de manera más rápida o más lenta, según los vientos políticos que soplen en cada coyuntura, pero inevitablemente ese será su destino. Y lo será porque a ellos les conviene, porque deshacerse de la mano de obra indocumentada implicaría un desastre económico y porque materialmente resulta imposible deportar a 12 millones de personas. Por lo pronto, los republicanos quieren lo mejor de ambos mundos. Es decir, quieren la mano de obra barata y eficiente de los migrantes y también evitar su presencia masiva en su territorio, sobre todo si ésta implica que lleguen con su cultura, su idioma y su visión del mundo lo cual sobra decir, es imposible. Cuando los republicanos se den cuenta de lo absurdo de su postura, el tema migratorio se resolverá. Algún día lo harán.

[email protected]

Más notas sobre