WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Jueves 27 de Febrero 2020
| | |

Pañales del Niño Jesús

F66C01E7-153C-4C42-931B-C492F5088324

F66C01E7-153C-4C42-931B-C492F5088324

24 de Diciembre 2019

Luego de que san José contempló extasiado, adorando, al divino Niño, orgulloso dirigió su mirada hacia su delicada esposa, y cumpliendo con su tarea de ser el Custodio del Redentor

Ver y Creer |

Las Sagradas Escrituras, refieren, en el Evangelio, la noticia de los ángeles a los pastores: “Encontrarán un niño envuelto en pañales” (Lc 2,12). En la gruta de Belén, una vez que el Salvador nació en el tierno Niño bajo la mirada de las estrellas que iluminaron la noche de Navidad, luego de que san José contempló extasiado, adorando, al divino Niño, orgulloso dirigió su mirada hacia su delicada esposa, y cumpliendo con su tarea de ser el Custodio del Redentor, convirtió aquella noche en una esplendorosa aurora al pronunciar estas palabras: –María, toma mi manto y envuelve a tu pequeño Bebé.

A partir del siglo XV, el arte iconográfico comenzó a mostrar el cuerpecito desnudo del Niño Jesús cubierto apenas por un pañal, tal y como lo presenta una pintura, precisamente del siglo XV, que decora una iglesia de la ciudad de Lézignan-Corbières, en la región francesa de Languedoc, con la escena de san José despojándose de su manto para cubrir al Niño de la Navidad.

En Roma, en la basílica de Santa María la Mayor, se conserva la reliquia conocida como Panniculum, consistente en un lienzo de unos 15 centímetros, que es parte de la tela con la que la Virgen María envolvió a su divino Niño. Se conserva dentro de un exquisito relicario donado por el papa Pío IX, que en la Navidad de 2007 fue recuperado de una sala de la basílica, no abierta al público, y colocado, para su veneración, junto a la sagrada Cuna del Niño Jesús. También en Roma, en la iglesia de San Marcello al Corso, en la Vía del Corso, se conservan otros fragmentos de la tela que cubrió a Jesús recién nacido.

No solamente en Roma, también en otros tres lugares de nuestro mundo se conservan reliquias de los pañales y ropa de cuna del Niño Jesús: en Dubrovnik, Croacia; en Aquisgrán, Alemania; y en Lérida, España.

En el Tesoro del Relicario de la catedral de Dubrovnik, la Ropa de cuna del Niño Jesús se conserva dentro de un relicario de plata decorado con ángeles y con hermosos elementos arabescos.

En el Marienshrein, Santuario de oro de Santa María y catedral de Aquisgrán, desde 1238 se veneran los Windel Jesu, o Pañales del Niño Jesús, que a partir del siglo XIV se exhiben solamente cada siete años.

En la catedral de Lérida, Cataluña, desde 1297 se veneraba el Sant Drap o Santo Pañal, que estuvo en posesión del sultán de Babilonia, quien lo donó a la hija del rey de Túnez, pero durante la Guerra Civil española, a fin de protegerlo, el comisario de la Generalitat lo envió al Banco de España, de donde lamentablemente fue sustraído para llevarlo a Francia, sin conocerse hasta ahora su ubicación.

De acuerdo con una antigua tradición que sostiene que Jesús nació sin poseer ropa propia, nuestro espíritu nos permite contemplar a la Virgen santa María recostada junto a su Hijo desnudito, cubierto apenas por sus brazos, mientras observa a su esposo san José que desgarra su manto para convertirlo en el primer pañal y primer abrigo de Jesús Niño.

Más notas sobre