WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Sábado 17 de Abril 2021
| | |

La era de los monarcas fatigados

El emperador japonés Akihito. Foto: AP

El emperador japonés Akihito. Foto: AP

12 de Agosto 2016

“¡Muerto el rey, viva el rey!”

Hace apenas unos días, la sociedad japonesa se vio sacudida por la posibilidad del advenimiento de un escenario inédito en la historia del país: el emperador Akihito está considerando seriamente la posibilidad de abdicar, y si lo está haciendo es básicamente porque si bien no está enfermo de ningún padecimiento grave, ya no se siente ni con los ánimos ni con las energías de seguir ocupando la jefatura del Estado japonés.

El avance de las ciencias médico asistenciales han hecho que este fenómeno se esté presentado de manera creciente en casas reales a lo largo y  ancho de todo el planeta ocasionando situaciones en la mayor parte de los casos inéditas que han obligado a la generación de nuevos mecanismos de sucesión, nuevos términos, nuevos títulos y muchas innovaciones en los muy numerosos casos existentes en el mundo de autoridades unipersonales de carácter vitalicio. En julio de 2013 el rey Alberto II de Bélgica abdicó en favor de su hijo Felipe y lo mismo hizo en abril la reina Beatriz de los Países Bajos en favor de su hijo Guillermo Alejandro.

La alocución “¡muerto el rey, viva el rey!”, es bastante conocida y remite al hecho de que tan pronto como un monarca muere, es el heredero al trono el que de manera inmediata asume las potestades, responsabilidades y privilegios del cargo. Sin embargo, en los tiempos que vivimos, es cada vez más frecuente que aunque sea uno y sólo uno el que ostente la responsabilidad de encarnar la unión nacional, un pueblo tenga dos reyes al mismo tiempo, como es por cierto el caso español, en donde Juan Carlos I sigue ostentando el título de rey, pero tras abdicar en favor de su hijo, la jefatura del Estado le corresponde hoy al también rey Felipe VI.

Mención especial merece el Vaticano donde después de 600 años un Papa, Benedicto XVI, decidió renunciar, por lo que hoy por hoy en la Santa Sede hay dos papas, el papa Francisco y el papa emérito Benedicto XVI. No cabe duda de que los tiempos cambian.

[email protected]

Más notas sobre