WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 12 de Noviembre 2019
| | |

El verbo se acaba

En la imagen el técnico cruzazulino Paco Jémez. Foto: Cuartoscuro

En la imagen el técnico cruzazulino Paco Jémez. Foto: Cuartoscuro

27 de Febrero 2017

Palabras más, palabras menos, sus declaraciones denotan frustración

Lo único que no podemos cuestionar del técnico de la Máquina PACO JÉMEZ es que no rehúye responsabilidades ni se esconde, aun así sus respuestas y sus mensajes a la estoica afición Celeste son cada vez más cercanos a excusas que se alejan de la dosis de optimismo que sólo puede dar la victoria.

Fracaso de Jémez

“Yo no voy a prometer resultados nunca, a ningún equipo al que vaya…”, explotó don Paco a pregunta de un colega reportero en la conferencia de prensa posterior a la derrota del dos a cero ante el América; debe reconocer que hasta hoy tiene las manos vacías en resultados.

Palabras más, palabras menos, sus declaraciones denotan frustración, coraje, rabia, pero esa es precisamente la función de un técnico, encontrar en su grupo la forma de SABER GANAR, don Paco ha fracasado en esto sin ninguna duda, hoy viven al fondo de la tabla y en el tema de no descender sólo los separan 10 puntitos del Morelia que hasta hoy lleva ese farol rojo, pero ellos al menos sacaron la casta y vienen de sacar un remate ante el campeón Tigres.

Al final de la derrota ante el América este sábado en el Azteca don Paco señala en mensaje a la sufridísima afición Azul: “Pero no nos pueden reprochar nada, los jugadores dejan el alma en el campo, intentan jugar lo mejor que pueden, crean ocasiones, pero somos un equipo que no sabemos ganar o nos cuesta mucho ganar”.

El verbo

Contradicción total de don Paco, se puede jugar excelente futbol, es más, pónganle garra, espíritu de lucha, convicción, pero si no se hacen goles y el rival te hace uno o dos te mata, la afición no pide, exige resultados, lo demás son sólo excusas, palabras, pretextos.

Don Carlos Miloc

Grandote en su físico, en su personalidad pero principalmente en su enorme cualidad de GRAN SER HUMANO. Afortunadamente tuve muchas ocasiones de charlar con él en pláticas sabrosas y casi interminables, hombre de mecha corta, contagiaba su garra y su enjundia a sus jugadores, no se andaba con rodeos, siempre iba de frente, amaba el futbol como pocos, lo extrañamos desde ya y mis oraciones con su familia… así de fácil.

[email protected]

Encuentra más notas sobre

Orquidea News