WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 13 de Noviembre 2019
| | |

Iguales la CNTE y los delincuentes

Maestros de Chiapas al ser rapados ayer. Foto: Cuartoscuro

Maestros de Chiapas al ser rapados ayer. Foto: Cuartoscuro

02 de Junio 2016

Si Emiliano Zapata viviera y se enterara de la clase de organizaciones que utilizan su nombre para cometer delitos, estoy seguro que a todos los mandaba al paredón

Los medios de comunicación han reseñado la manera como fueron tratados los maestros chiapanecos que decidieron continuar con las clases pese a la instrucción de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación de reforzar el paro de labores.

Fueron secuestrados, obligados a caminar sin zapatos para ampollarles los pies, y después vejados cortándoles el cabello.  No les importó que algunos fueran personas de la tercera edad, y mucho menos mujeres, porque los gorilas que las secuestraron las trataron como si fueran delincuentes por el simple hecho de haberse atrevido a mantener su apostolado educativo en uno de los estados más pobres del país.

Resulta inconcebible que un sujeto patibulario se atreva a privar de su libertad a cualquier ciudadano para manifestar su apoyo a la CNTE. Observar las imágenes fue indignante y doloroso por la forma en que ese animal disfrazado se ser humano las vejó sintiendo quizá que estaba realizando un acto heroico. No sé quién haya aconsejado a este idiota a realizar tan lamentable hecho, pero si algo puede alegrar al género humano es que este despojo de la humanidad, que responde al nombre de Santiago Calvo López, fue localizado por la Policía Especializada.

Este desgraciado sujeto es líder de la Organización Proletaria Independiente Emiliano Zapata, y sus agremiados, al conocer su detención, causaron destrozos en las oficinas de la Fiscalía de Distrito y quemaron varios vehículos. Por lo pronto el delincuente Santiago Calvo López ha sido acusado de privación ilegal de la libertad y seguramente pasará una buena temporada a la sombra.

Por mucho que la CNTE haya buscado desmarcarse del criminal sujeto, la realidad indica que unos y otros son de la misma calaña y que poco les importa provocar daño en los demás cuando de satisfacer sus instintos bestiales se trata.  Si Emiliano Zapata viviera y se enterara de la clase de organizaciones que utilizan su nombre para cometer delitos, estoy seguro que a todos los mandaba al paredón, como se acostumbraba durante la Revolución.

No podemos cerrar los ojos. Los integrantes de la CNTE están acostumbrados a la comisión de delitos, y también de ahí nace la vocación de causar daño a los demás, como lo vienen haciendo en el Distrito Federal en estos días de contingencia ambiental. Son delincuentes, lo han mostrado y demostrado. ¿Y la ley? Al tiempo.

FF

Encuentra más notas sobre

Orquidea News