Miércoles 21 de Agosto 2019
| | |

“La Gruta de la Anunciación”

Nazareth

Nazareth

22 de Mayo 2019


Ver y Creer

Por: Roberto O’Farrill Corona

 

El Evangelio refiere que “al sexto mes (de la concepción de Juan el Bautista) fue enviado por Dios el ángel Gabriel a una ciudad de Galilea, llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la casa de David; el nombre de la virgen era María. Y entrando, le dijo: -Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo” (Lc 1,26-28). Durante el encuentro providencial, el ángel procedente del cielo vio a la Virgen Inmaculada, ella vio al mensajero celestial e intercambiaron miradas y palabras comentando el mensaje del que era portador: “Vas a concebir en el seno y vas a dar a luz un hijo, a quien pondrás por nombre Jesús” (Lc 1,31).

La interioridad de la Virgen estuvo, desde niña y siempre, muy cerca de Dios, y todo lo sobrenatural era comprensible por ella, que con sencillez pudo comprender la presencia del ángel. La Gracia es Dios, y ella, llena de gracia, es llena de Dios. Y Dios nunca ha llenado de sí mismo, a creatura alguna, como lo hizo con María; la llenó, la inhabitó, se engendró en su seno virginal.

El providencial acontecimiento de la Anunciación tuvo lugar en una gruta que formaba parte de la casa paterna de la Virgen María, en Nazaret, al norte de Israel y a 23 kilómetros del mar de Galilea. Allí mismo, sobre la gruta, se edificó en el año 570 la primigenia iglesia bizantina para venerar el sitio en el que, tras el sí pronunciado por María, ocurrió la Encarnación del divino Verbo. Hacia los primeros años del siglo XII los Cruzados construyeron una catedral que luego se dañó por el terremoto de 1170, que no se pudo reparar por la expulsión de los Cruzados de Nazaret tras la batalla de Hittin. En 1620 se restableció la presencia cristiana en Nazaret gracias a que el emir druso Fakhr-a-Din autorizó a los frailes franciscanos adquirir las ruinas de la catedral. En 1730, el sultán otomano permitió a los franciscanos construir una nueva iglesia; en 1877 agrandaron la estructura anterior pero en 1955 fue demolida para construir la actual basílica, proyectada por el arquitecto italiano Giovanni Muzio y construida entre 1959 y 1969, que integró, en lo posible, los vestigios de las iglesias precedentes.

La actual basílica es de dos plantas; la superior, decorada con diversas advocaciones marianas elaboradas en exquisitos mosaicos, conecta por una amplia escalera con la inferior, en la que se encuentra la Gruta. A todo el conjunto lo cubre una cúpula en forma de lirio invertido que en su interior luce una gran letra M que evidencia, por la inicial del nombre de la Virgen, que el santuario es de ella.

La basílica de la Anunciación fue consagrada por el papa Paulo VI en 1964 y es el santuario cristiano más grande de Medio Oriente. Su fachada, revestida de piedra blanca y rosácea, presenta en grandes letras el texto Verbum caro factum est et habitavit in nobis, o “el Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”, de significado especialísimo por haberse escrito sobre piedra en el sitio donde ocurrió tan providencial acontecimiento.

 

Encuentra más notas sobre