www.capitalmexico.com.mx
Jueves 16 de Septiembre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 16 septiembre 2021 · 22:21
3,549,229 Confirmados
270,348 Decesos

La mentira

 

A las generaciones de los 50’s, 60’s y otras, crecieron con la advertencia de los padres que cuando se mentía, sólo había que ver la frente del impostor para darse cuenta de su engaño. De su mentira.


De Oficio Reportero | 

POR: RAÚL SÁNCHEZ CARRILLO

El ya ausente Álvaro Carrillo compuso con ese nombre una de sus creaciones más cantadas por muchos intérpretes y la fama de esa creación ha tenido quizá más con ella que de por si, antes, la marcada y señalada deformación de lo real.

A las generaciones de los 50’s, 60’s y otras, crecieron con la advertencia de los padres que cuando se mentía, sólo había que ver la frente del impostor para darse cuenta de su engaño. De su mentira.

Los dichos como el de datos no es otra cosa que, la mañanera denunciarlas por su nombre y lugar en las exhibidas de quien ha mentido mientes todos los dientes, no es casual. Tampoco llamar Pinocho al que de manera permanente recurre a cambiar, maquillar o deformar la realidad.

Todo lo anterior viene a colación ante el día a día en nuestro país en donde la libertad, máximo tesoro de los que nacimos y en México vivimos tiene la presencia de la mentira. El resultado es al principio de molestia, después de desconfianza y finalmente de costumbre que facilita a los adversarios los señalamientos, las aclaraciones y hasta las exhibidas de quien ha mentido.

Nunca nadie pensó que se crearía una institución expresamente dedicada a detectar mentiras y denunciarlas por su nombre y lugar en las declaraciones de la mañana o en la mañanera.

Decir que se tienen otros datos no es otra cosa que tratar de desviar los señalamientos al que ha mentido.

Sin embargo, aquello que era conocido e identificado como mentir, hoy tiene hasta 80 marcas de lo que en un sólo día o en una sola mañanera se dijo.

Hay quien dice que es el colmo. Hay quien a su vez, señala que a pesar de que miente, no pasa nada y que sigue teniendo seguidores. Hay quien identifica al incurrir, decir o usar mentiras como parte de un comportamiento en donde quien las dice no oye a nadie y que además de egocentrista es esquizofrénico.

Para establecer esta investigación, aderezada de lo que fuera un éxito del compositor guerrerense, Álvaro Carrillo quien murió en un accidente carretero regresando de la toma de posesión de un gobernador de aquel estado y quien murió en un accidente de helicóptero, Caritino Maldonado.

Cuando mentir se hace costumbre se incurre fácilmente en hacer caravana con sombrero ajeno como aquello del récord de remesas, o de la recuperación de la bolsa Mexicana de valores, que obedece nada más, pero nada menos a la recuperación económica de los Estados Unidos, entre otras falsedades.

Como quiera, quien dude de lo aquí escrito, tiene como alternativa decir que son mentiras porque ya en un mundo de ellas, lo que menos importa es el origen cuando si se trata de Palacio Nacional, ahí está la fuente de la mentira que, como llevar en el alma cicatrices imposibles de borrar, avanzamos entre lo que hiere la mentira y la cicatriz que deja.

sanchezcarrillo.tv