Sábado 17 de Agosto 2019
| | |

Los independientes, ausentes en las boletas

13 de Mayo 2019


Dobleces

Los independientes, ausentes en las boletas

Israel Mendoza Pérez

@imendozape

A menos de 20 días de las elecciones estatales en el país, la participación de candidatos independientes se encuentra menguada. Ni para el gobierno de Puebla ni para Baja California existió interés para contar con la presencia de un aspirante sin partido.

Entre las razones más visibles, para esta ausencia en las boletas electorales, están los excesivos requisitos exigidos a los participantes, lo que genera iniquidad frente a los partids políticos, así como las diferentes leyes electorales en cada estado pueden mermar la participación de aspirantes sin partido. En estos comicios, el viejo modelo político es el que tiene preponderancia entre el electorado.

Hace cuatro años, según el estudio demoscópico “Candidaturas independientes y abstencionismo”, elaborado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública, siete de cada diez ciudadanos 70% han escuchado hablar de estas candidaturas independientes y más de la mitad 62% estaría dispuesto a votar por ésta figura. Pero en las dos entidades en juego, los aspirantes no se anotaron ni bajo la señal de expolíticos.

En las pasadas elecciones federales de 2018, la participación de Margarita Zavala, de Jaime Rodríguez Calderón y Armando Ríos Piter distorsionaron la visión de tener candidatos independientes. De inmediato su pasado partidista obligó a los ciudadanos a ponerlos frente al espejo de los candidatos tradicionales. Se les percibía más como el plan “B” de cada instituto político, que como una alternativa.

Sin embargo, el politólogo Rosendo Bolívar está convencido que la sobreregulación en los requisitos y que no existe un piso parejo entre partidos y aspirantes independientes tanto por número de seguidores como manejo de recursos frenó la participación de independientes para estas elecciones del 2 de junio. Incluso ejemplifica que Jaime Rodríguez Calderón, ex candidato independiente en 2018, superó en votos al extinto partido Nueva Alianza y también rebasó al PRD.

Apesar de las presuntas trampas con las credenciales de elector —recurrente por parte de sus redes y simpatizantes— y carecer de una estructura consolidada con personal que no trabajara sólo por la experiencia de un proyecto distinto fueron parte de un desastre para la credibilidad en el que se conviertieron estos candidatos. Aún así deben ser parte de la normalidad en los nuevos tiempos de los procesos democráticos ya sean locales o federales.

En esta suma de descontrol al tener candidaturas independientes fue que al paso de las semanas de campaña electorales de 2018, se decantaron los proyectos de Zavala y de Ríos Piter. Rodríguez Calderón sobrevivió políticamente, aunque fue un efímero triunfo para la figura de los candidatos independientes. Su candidatura presidencial quedó en el testimonio de un abanderado que se apoyaba en discursos aderezados de ocurrencias y chistes de pastelazo.

El autor de “El Gobierno de la Alternancia política en México”, Rosendo Bolívar, considera que se debe revisar el marco legal en el que participan los aspirantes independientes ya que se debe dar un piso parejo frente a los candidatos tradicionales y las estructuras partidistas que cuentan con operadores políticos. Además en este caso, la paticipación en contiendas locales frente a partidos estatales.

Ahora, por lo visto es que las candidaturas independientes aún no cuentan con la potencia sufiente para conquistar una gubernatura. Los aspirantes de partidos tradicionales para el estado de Puebla y Baja California son quienes marcaron la agenda de los comicios.