WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Domingo 16 de Mayo 2021
| | |

Hasta el martes, audiencia de presunto feminicida

Feminicidio. Foto: Especial

Feminicidio. Foto: Especial

06 de Febrero 2017

El acusado enfrenta dos procesos por separado por el doble homicidio cuya pena mínima es de 40 años de prisión

La audiencia para vincular a proceso a Fernando González García, presunto feminicida de Karen Esquivel y Adriana Hernández el pasado 22 de septiembre de 2016, fue pospuesta.

La juez, Eufrosina Leticia Escalona Lara, decidió que el martes sea desahogada la audiencia; en tanto, el acusado, detenido el 1 de febrero en Irapuato, prefirió guardar silencio.

El sujeto trabajaba como cuidador de autos en el mismo gimnasio donde trabajaba Karen y a quien presuntamente asfixió en el garaje y posteriormente mató a golpes a Adriana.

Según la declaración que rindió ante la Fiscalía General de Justicia, a las 14:00 horas cuando Karen salió de su turno y sorprendió a Fernando consumiendo droga, lo regañó y lo acusó con denunciarlo con el dueño, pues aseguró que tenían cierto nivel de confianza.

Fernando la estranguló hasta dejarla inconsciente en el suelo. Tomó el cuchillo con el que cortaba la coca y le dio un par de puñaladas. Desde el balcón de la casa contigua Adriana presenció la agresión y le reclamó.

El valet parking, quien llevaba ocho años trabajando en el gimnasio, fue a tocar a la casa de la mujer de 52 años, a quien golpeó y asfixió cuando le abrió la puerta. Luego la apuñaló y golpeó en la nuca.

Del domicilio de Adriana tomó dos cobijas, envolvió a la mujer y llevó el cuerpo de la muchacha. Metió en unas maletas que tenía en el gimnasio los cuerpos. Regresó al gimnasio con las maletas y pidió a un amigo que le prestara una camioneta para un “flete”.

Fernando se llevó las maletas con los cuerpos y otros objetos a su domicilio en la colonia Tejocote, en Naucalpan. Al día siguiente, cuando dos policías se presentaron al gimnasio para indagar sobre el paradero de Karen, el sujeto decidió escapar y tomó un camión con destino a Irapuato, Guanajuato.

Durante algunos meses trabajó en un negocio de lavado de automóviles, donde fue localizado por agentes de la policía quienes lograron su captura. El acusado enfrenta dos procesos por separado por el doble homicidio cuya pena mínima es de 40 años de prisión.

Más notas sobre