WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 02 de Diciembre 2020
| | |

Internacionalistas califican injustificado el encuentro

Lo más criticable es que el presidente de un país tenga que ajustar su agenda para recibir a un candidato. Foto: Liliana Betancourt

Lo más criticable es que el presidente de un país tenga que ajustar su agenda para recibir a un candidato. Foto: Liliana Betancourt

01 de Septiembre 2016

Investigadores calificaron de “sumisa” y “equivocada” la decisión del Ejecutivo Federal

En cuanto se tuvo conocimiento de que Donald Trump tendría una reunión privada con el presidente Enrique Peña Nieto, por invitación del gobierno mexicano, politólogos e internacionalistas se mostraron sorprendidos y expresaron su rechazo.

En redes sociales investigadores del Colegio de México, la UNAM, la UAM y de universidades privadas calificaron de “sumisa” y “equivocada” la decisión del Ejecutivo Federal, además de exigir una explicación de por qué se invita a un candidato presidencial que ha ofendido a la sociedad mexicana.

Para el coordinador del Programa de Asuntos Migratorios de la Universidad Iberoamericana, Javier Urbano, “hoy no había razones ni instrumentales, ni políticas, ni de coyuntura para convocarlo; entonces, dado que no hay rentabilidad en ningún sentido, y creo que es más resta que suma, yo creo que por supuesto a más de uno le ha generado sorpresa la visita del señor aquí a México”.

De acuerdo con los expertos, Trump es el único beneficiado, “es una especie de estrategia que aprovecha Trump para poder bajar el tono de esta crítica hacia el gobierno y a los propios ciudadanos de origen mexicano”.

Urbano aseguró que lo más criticable es que el presidente de un país tenga que ajustar su agenda para recibir a un candidato y no suceda al contrario.

Las razones que podrían tener el presidente Peña Nieto y el candidato republicano al gobierno de Estados Unidos, Trump, es “normalizar la agenda, pensando en esas conveniencias mutuas de un candidato que no va a ganar si sigue con ese discurso tan radical, y de un gobierno mexicano que seguirá siendo víctima de los adjetivos de este candidato si no establece una especie de posición firme frente a estos discursos”.

Bajo ningún motivo, explicó el especialista, esta reunión traerá beneficios al gobierno mexicano, “si es un candidato que en la carrera va perdiendo y que aparte es una persona desacreditada en la opinión pública, para un presidente desacreditado por la propia opinión pública mexicana, mi percepción es que no tiene beneficio, es incluso al contrario”, consideró Javier Urbano.

Más notas sobre