www.capitalmexico.com.mx

Jueves 24 de Junio 2021
Seguimiento de COVID-19 México 24 junio 2021 · 11:21
2,487,747 Confirmados
1,979,823 Recuperados
231,847 Decesos

Reconoce Rubido debilidad del Estado

 

México necesita de instituciones de seguridad más fuertes en los tres niveles de gobierno


México necesita de instituciones de seguridad más fuertes en los tres niveles de gobierno y ser una sociedad menos permisiva y tolerante ante actos de ilegalidad que se convierten en delincuencia.

Monte Alejandro Rubido, extitular de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), indicó que los gobiernos estatales deben asumir su tarea para garantizar la seguridad de sus habitantes, ya que no hay gran cantidad de militares y de la Policía Federal que puedan controlar el clima de violencia en el país.

“Se prende un foco rojo en alguna entidad y se trasladan los recursos humanos y técnicos para combatir ese problema, pero a la vuelta de unos meses el foco rojo se abre en algún otro punto del país y tenemos que ser muy objetivos: no se cuenta con los recursos humanos suficientes para realizar estas tareas, que, por otra parte, las Fuerzas Armadas no tendrían por qué efectuar”, afirmó en el panel “Seguridad Pública: Situación y Estrategias”, celebrado en Puebla.

Asimismo, comentó que ante la venta indiscriminada de armas a ciudadanos americanos y su traslado a territorio mexicano (muchas de las cuales llegan a grupos delictivos), el país necesita fortalecer su entorno y tejido social, así como las instituciones de seguridad y de procuración de justicia Alfonso Zárate, presidente del Grupo Consultor Interdisciplinario México, comentó que hay deficiencias en tres eslabones responsables de la seguridad en el país.

El primero está conformado por policías estatales y municipales, pero es en estas últimas donde sus condiciones laborales no son las mejores, ya que tienen un salario de 4 mil pesos mensuales.

Indicó que de cada dos bandas, en una al menos hay un policía en activo o retirado.

El segundo eslabón es el de los agentes del Ministerio Público, cuya labor queda en entredicho por casos en los que los delincuentes han quedado libres una y otra vez.

El último eslabón, son las cárceles, las cuales están llenas porque la economía mexicana no ha permitido generar empleos dignos para la sociedad.