Miércoles 21 de Agosto 2019
| | |

Carmen Leñero da “alas sonoras” a poetas mexicanos en antología musical

No disponible

No disponible

10 de Abril 2019


* Musicaliza la poesía para que llegue a diferentes públicos

Por Aura Fuentes

México, 10 Abr (Notimex).- La escritora y cantante mexicana Carmen Leñero aseguró que cada poema tiene una música secreta, la cual, mediante su intuición, descubrió en 21 poemas de escritores mexicanos a los que dio voz en dos discos acompañados por una antología.

“Cuando los musicalizas no es que estés descubriendo su poesía propia, simplemente le estás dando alas sonoras al poema, lo estás reinterpretando, lo haces tuyo en la mente y después tu voz le da forma, entonces es como un proceso de digestión, de traducción entre lenguajes, pero no de ilustración”, dijo.

En entrevista con Notimex, explicó que en “¿De qué tamaño es el cielo? Breve antología musical de la poesía mexicana”, se basó en la intuición para seleccionar la música acorde al poema, la cual puede ser clásica, moderna, reggae, marimba, o cualquier otra.

“Trabajaron muchos compositores conmigo, cada uno con su estilo porque no quería que todos los poemas estuvieran iguales, hay compositores mucho más preparados que yo, pero sí les precisé el tipo de atmósfera para tal poema, el tipo de género musical, los instrumentos, por eso hay cerca de 22 músicos ejecutantes”, contó.

Carmen Leñero mencionó que fue un trabajo de tres años, luego que su amiga poeta, Verónica Volkow, al escuchar una de sus musicalizaciones de Xavier Villaurrutia (“Décima muerte”), le sugirió hacer un álbum de poetas mexicanos para así difundirlos, así como Joan Manuel Serrat hizo con los poetas españoles.

“Empecé a acariciar la idea, empecé a conocer y a invitar a compositores, escogí los poemas, no los que me parecían los mejores poemas de aquellos poetas sino los que eran más cantables, y se trataba de hacer una especie de historia de la poesía mexicana”, destacó.

Por ello, en esta antología empezó con Nezahualcóyotl, Sor Juana y Gutierre de Cetina, y terminó con Antonio Deltoro, Coral Bracho y la propia Verónica Volkow; también incluyó a López Velarde, Octavio Paz, Efraín Huerta, José Gorostiza, en total son 21 poetas de los que incluye una pequeña semblanza.

Para seleccionar los poemas que forman parte de esta colección, expuso que leyó muchos versos de cada uno, hasta que encontró el que “le guiñó el ojo” y se lo encargó a alguien o ella misma le puso música, como fue el caso de “Cuatro cantos a mi tierra”, de Carlos Pellicer y “Job”, de Concha Urquiza.

“Lo que me importaba es que se entendieran los poemas, decir las palabras, aunque muchas veces el poema es más complicado que una canción en sus significados. Yo lo que quería es que se dijeran los poemas, pero sobre todo hacer entrar al escucha en cierta atmósfera”, agregó.

Enfatizó que busca que esta muestra de poesía mexicana llegue a gente que no necesariamente lee poesía, tanto en el ámbito nacional como internacional, por ello, en la antología están escritos los poemas en español, inglés y francés.

“No es fácil traducir poesía, pero todas las traducciones son originales, por profesionales, Tanya Huntington hizo la traducción al inglés, y Fabienne Bradu al francés. Yo pensé que también era una manera de hacer llegar las ideas de la letra del poema”, puntualizó.

Lo anterior también fue pensado en los mexicanos-americanos que conocen canciones mexicanas pero que quizá no han leído a López Velarde o a Manuel Gutiérrez Nájera, por lo que mediante la música podrían entrar en contacto con ellos, y así luego ir a buscar a los poetas directamente.

Presentará “¿De qué tamaño es el cielo?” el jueves 11 de abril a las 19:30 horas en la librería Rosario Castellanos, en donde se interpretarán algunos poemas; posteriormente, el 2 de mayo tendrá un concierto en este lugar, y el 4 de mayo en la sala Carlos Chávez, en el marco de la Fiesta del Libro y de la Rosa.

La poesía, una forma de escape

Carmen Leñero confesó que le daba pudor leerle a la gente sus poemas, fue entonces que decidió ponerles música y así empezó a cantarlos; aunque aclaró que por lo general no musicaliza sus propios poemas, ya que los escribe desde una voz silenciosa.

“Empecé a cantar para poder decir mis poemas y que la gente no se aburriera”, bromeó. Yo aprendí la literatura por el oído, porque mi papá me leía, y me cantaba y me recitaba, entonces siempre estuvo muy unida a mí, pero por un lado me dediqué a escribir mis propias cosas y por otro lado a cantar”, recordó.

La escritora, quien cuenta con un doctorado en Letras por la UNAM, consideró que la importancia de la poesía en la actualidad es regresar a la contemplación, respetar el silencio y observar las conexiones y cuestiones cotidianas y entenderlas de una manera intuitiva y creativa, no solamente intelectual.

“La poesía te detiene en un instante, en el aquí y el ahora, deja descubrir conexiones que el poeta vio entre las cosas físicas, entre la naturaleza, entre las personas, que no te lo da ningún otro discurso ni científico, filosófico o periodístico”, opinó la profesora de teoría teatral, ensayo mexicano y poesía.

“Yo creo que hoy día, especialmente cuando estamos saturados de información en un solo plano, la poesía es detenerse, observar y escuchar dentro de tu mente las palabras, los silencios que te hacen ver cosas que no habías visto, o sentir cosas que no habías sentido respecto que están alrededor tuyo”, explicó.

Aunque reconoció que los libros de poemas se compran muy poco, aseguró que no quiere decir que a la gente no le guste la poesía, pero debe ser accesible y se escuche, y una manera es decirla en voz alta porque así se puede escuchar al pensamiento y la música unidos en el poema.

“Es difícil para los poetas vivir, pero no fue siempre así, en Bogotá por ejemplo los estadios se llenaban para oír a los poetas, y de todas maneras el que es poeta no le queda de otra, lo hará en su computadora, en su libreta, a solas, en público, o lo cantará”, concluyó.

-Fin de la nota-

 

NTX/AFG/LRL