WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 24 de Septiembre 2019
| | |

Centro de las Artes abre espacios a los artistas con discapacidad

No disponible

No disponible

09 de Abril 2019


* Muestra de la artista Raquel Meseguer hace mirar las capacidades invisibles

Por Aura Fuentes

México, 9 Abr (Notimex).- El Centro Nacional de las Artes (Cenart) se abre a propuestas de interés general como las de artistas con alguna discapacidad, y ejemplo de ello es la muestra de la artista británica Raquel Meseguer, que alude al comportamiento en espacios públicos de las personas con dolor.

“Tenemos que reconocer a esa comunidad, darle espacios de visibilidad, ir haciendo planes juntos, por ahora yo los llamo ‘gestos’ para aproximarnos, para irnos reconociendo, para irnos viendo”, indicó en entrevista con Notimex la directora del Centro Multimedia del organismo, Adriana Casas.

Ese tipo de expresiones no solo ayudan a la población con discapacidad, sino a toda en general, como la recién inaugurada instalación de Meseguer, que hace mirar las capacidades invisibles y ser empáticos con quienes la padecen.

“Creo que ese primer vínculo es importante, de reconocer al otro. Ese tema es importante para los públicos, para aproximar ciertas problemáticas a públicos, y abrirá también para los propios artistas con discapacidad un espacio donde mostrar cosas”, señaló.

Aunque reconoció que de momento no tienen miles de actividades planeadas, iniciaron el año con “A crash course in cloudspotting (el acto subversivo de la horizontalidad)”, inspirada en la propia discapacidad que padece la artista: el dolor crónico.

La muestra que plantea el comportamiento en espacios públicos de personas con dolor consiste en textos, videos y cuatro camas donde la gente puede recostarse mientras escucha experiencias de quienes viven con discapacidades invisibles.

“Raquel ha estado caminando en el Cenart y ha reconocido muchos espacios donde las personas pueden tirarse; le sorprendía mucho la cantidad de gente que descansa en las áreas verdes sin ningún tipo de restricción”.

A decir de Casas, esa instalación en colaboración con el programa Arts and Disability-Unlimited tiene que ver también con una llamada de atención para muchos espacios, no solo culturales, ya que el dolor que padece su creadora la obliga a recostarse repentinamente cuando su cuerpo no puede más.

“Le ha tocado tirarse en el baño porque no puede más, una vez le tocó tirarse en una tormenta porque no podía seguir caminando. Hay circunstancias que pueden ser muy dolorosas, pero aproximar esos temas de manera gentil te hace ser empático y si te encuentras a alguien tirado podrás ayudarlo”, externó.

La exposición de carácter gratuito, que estará vigente en el Centro Multimedia hasta el 2 de julio, tiene espacio para una silla de ruedas, hay placas para leer por si alguna persona sorda acude y así pueda entenderla y audios que permiten a los invidentes disfrutar de la experiencia.

México aportó algunas historias para que pueda seguir creciendo el proyecto de Raquel, que en el Centro Multimedia permite a cuatro personas estar recostadas, aunque ella busca que sean 40 al mismo tiempo quienes puedan disfrutarla.

“Creo que son formas de abrir temas, no solo para nosotros, sino para distintas instituciones, áreas, que tienen que ver también con toda la infraestructura que necesita la discapacidad, rampas, señales, algo en lo que la ciudad está caminando un poquito pero que forma parte de un todo”, opinó la directiva.

En particular en el Cenart, la directora general adjunta María de los Ángeles Castro reconoció que no son perfectos en cuestión de infraestructura accesible para personas con capacidades diferentes, por lo que deben trabajar mucho.

“En lo que nos toca a nosotros es un asunto de derechos humanos, de derechos culturales, de que todas las personas tenemos derecho a sentirnos seguras de alguna manera donde estamos, el derecho a poder expresarnos, el derecho a poder reconocernos en el otro a partir de lo que el otro expresa”, señaló.

No es la primera actividad de arte y discapacidad en el Cenart, pues el año pasado se presentó un bailarín con Síndrome de Down con auditorio repleto. Fueron pocas las funciones en la Escuela de Danza, por lo que muchos se quedaron sin verlo.

-Fin de la nota-

NTX/AFG/IAM