Miércoles 26 de Junio 2019
| | |

Cinta “Lupe, bajo el sol” retrata depresión y soledad de los migrantes

No disponible

No disponible

06 de Junio 2019


 

* El director destaca la importancia de solidarizarse con quienes han tenido que dejar su país

Por Maricruz González May

México, 6 Jun (Notimex).- En momentos de incertidumbre para millones de migrantes, la película “Lupe, bajo el sol”, de Rodrigo Reyes, retrata la soledad y depresión a la que se enfrentan quienes han tenido que dejar su país en búsqueda de mejores condiciones de vida.

En entrevista con Notimex, el cineasta sostuvo que hoy más que nunca es importante apoyar a los migrantes, pues están siendo perseguidos y acusados como delincuentes. “No podemos dejar de defender los derechos de todas estas personas que buscan refugio o asilo, porque si lo dejamos está ganando la retórica del lado oscuro, esa que dice que son menos humanos que los demás”, apuntó.

“´Lupe´, en ese sentido, nos recuerda que hay que solidarizarnos y unirnos con nuestros paisanos migrantes, porque los están usando. Ellos van, trabajan y se sacrifican, y los están haciendo villanos de este drama barato de (Donald) Trump”, señaló.

En su ficción, ´Don Lupe´ (Daniel Muratalla), un migrante de edad avanzada, da cuenta de los sacrificios que hace al estar separado de su familia. Deja El Rincón de Jaripo, Michoacán, y trata de mantener a su familia en México, pagando el precio de la soledad y la depresión, que va más allá de la nostalgia por sus raíces.

De acuerdo con Reyes, esta historia surge de la desaparición de su abuelo “Lupe”, quien era bracero y se esfumó de la vida de su familia por cinco años. A su regreso no dio detalles de su auto exilio.

“Entonces trabajé al lado de mis tíos y familia dilucidando qué pudo pasar en ese tiempo porque esta historia es la de muchos más que como él se pierden y no regresan”, dijo el realizador, que también afirmó que hacer esta película responde a la necesidad de sanar la relación con su abuelo.

“Muchos tenemos a alguien que se ha ido, un tío, un primo, un papá que se perdió. Ahora que hemos presentado la película nos damos cuenta de que es un fenómeno que cala profundo”, indicó.

Tras su estreno en el Festival Internacional de Cine de Morelia, la cinta viajó a Los Ángeles, Nueva York, Londres y El Cairo, donde –aseguró Reyes- “siempre sale a colación la historia de alguien que ha tenido a un Lupe en su familia”.

Filmada en la zona agrícola más valiosa e importante de Estados Unidos, el Valle central de California, al norte de Los Ángeles, la película es protagonizada por Daniel Muratalla, un bracero que trabajó durante más de 40 años en “la pizca”.

“Yo me fui en 1981 hasta el 2013, podando almendra me lastimé el hombro y aunque de pronto me dijeron que haría labores que comprometieran menos mi lesión, no se dio y pues acá estamos”, dijo Muratalla, quien no tiene formación actoral.

A decir de Don Daniel, la historia ha sido para él muy placentera porque muestra la realidad de los braceros, esa en la que no sólo las persecuciones son tragedia sino “esas vidas rutinarias y solitarias”.

Como parte del drama de este largometraje, que iniciará en la Ciudad de México su periodo de exhibición este viernes 7 de junio en cineclubes y salas alternativas, “Lupe” mantiene una relación extramarital con otra migrante.

Al respecto, el director del filme dijo que “quiso respetar ese amor porque “Lupe” es un personaje muy humano, no es un héroe en el sentido puro, sino un héroe con matices, manchas y sombras”.

Agregó que los migrantes “son hombres y mujeres fuertes a quienes su gobierno no les responde, se van a otro país”.

-Fin de nota-

NTX/MAY/LRL