Martes 16 de Julio 2019
| | |

Cuarón, Iñárritu y Del Toro, los directores favoritos de Peter Fonda

No disponible

No disponible

09 de Marzo 2019


* Recibe el reconocimiento Mayahuel Internacional en Guadalajara

Por Claudia Pacheco Ocampo

Guadalajara, 9 Mar (Notimex).- En sus casi 60 años de trayectoria, el actor estadunidense Peter Fonda ha trabajado en más de un centenar de películas y con los cineastas más sobresalientes de la industria fílmica, pero expresó que al momento son mexicanos sus tres directores favoritos.

“Mis tres directores favoritos son mexicanos, pero necesitamos más mexicanas”, dijo con respecto a Guillermo del Toro, Alejandro González Iñárritu y Alfonso Cuarón, todos ganadores de premio Oscar.

De Guillermo del Toro opinó que es “tan inteligente y astuto, habla tan bien. Ojalá estuviera aquí. Yo sólo soy un actor”.

Sobre Alfonso Cuarón destacó que se sintió muy orgulloso de los tres premios Oscar que ganó por la película “Roma”, pues considera que es el mejor.

Cuando Guillermo del Toro ganó el año pasado por “La forma del agua” estuvo bien, pero se merecía cuatro estatuillas. Recordó que el día en que se lo dijo, el tapatío le respondió que no debiera ser codicioso.

“Guillermo es brillante y su película es perfecta. Alfonso Cuarón también es excelente con ‘Gravity’ y ‘Roma’; y qué decir de Iñárritu, también es el mejor porque hizo ‘El renacido’ y ‘Birdman’”.

Durante la Master Class que Peter Fonda impartió en la Sala Plácido Domingo del Centro de Artes Escénicas de esta ciudad, como parte del segundo día de actividades del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG), Diego Luna fungió como moderador.

Ante unos dos mil asistentes, Luna lo presentó como el ícono independiente, el último rebelde del cine estadunidense.

A su encuentro con el público, Peter llegó cargando su chamarra de piel y con gorra. Al recibir de Luna el premio Mayahuel Internacional bromeó que se parecía al agave de donde se extrae el tequila, una de sus bebidas favoritas y que, opinó, puede ser el tercer combustible después del agua y la gasolina.

Cuando Diego le comentó que ha hecho prácticamente de todo cómo actor en el cine Fonda aclaró que no, que habrá hecho de todo hasta el día en que se muera.

Lo bonito de ser actor, subrayó, es que no se envejece. El director le tiene que bajar al ritmo de trabajo cuando ya está viejo, pero el actor puede trabajar hasta que se muera.

“Yo espero poder tomar tequila antes de morir y decir un viva Guadalajara”, expresó para luego platicar cómo fue que creció en un mundo lleno de cine luego de que su padre fue el actor de cine y teatro Henry Fonda. Asimismo, es hermano de Jane Fonda y padre de Bridget Fonda.

Admitió que fue difícil porque hasta los 10 años no tenía idea de la profesión que ejercía su padre, sólo veía que desaparecía, únicamente tres o cuatro días estaba en casa.

“Nací pesando cinco kilos y a los tres años seguía pesando igual. La gente de limpieza y el jardinero eran como mi familia, lo mismo que pasa con Yalitza en ‘Roma’”, aseguró.

Durante la charla, que duró poco más de una hora, Fonda habló de su niñez, de su amor por el teatro y de cuando le asombró ver a su padre parado en el mismo lugar donde había estado Marlon Brando.

“Mi primera presentación fue en el mismo lugar donde mi padre estuvo. Sentí una energía tremenda proveniente del suelo. Tenía que mover los pies, porque si los dejaba quietos echarían raíces en el escenario”.

A los 19 años le tocó interpretar a un borracho para una obra de teatro en la universidad, pero él sabía muy poco sobre lo que era estar ebrio. Sin embargo, su desempeño fue tan bueno que la gente creyó que de verdad lo estaba.

Agregó que fue entonces que entendió que de verdad quería ser actor, pero prefiere decir que su pasión es actuar. Un director debiera decir que dirige y no que es director, lo mismo que aquel que escribe poesía. “Lo que hacemos es un verbo”.

Al finalizar la charla se proyectó la película “Easy rider” de 1969. Platicó que en aquel tiempo se sentía frustrado porque no había películas que hablaran de los problemas de su generación.

Cuando alguien del público le preguntó cuál había sido el momento más emotivo como actor, respondió al borde del llanto: “Fue interpretando a un apicultor, sentía muchísima compasión por las abejas y ellas por mí. Si no podía sentir lo que sienten las abejas, no podía sentir nada más. Me pagaron muy poco”.

Volvió a externar su amor por México y sus cineastas: “Viva México, viva Jalisco, viva Guadalajara y viva Guillermo del Toro. Me estás dando la oportunidad de decir algo perfecto: desde Canadá al sur, Washington, Nuevo México y Texas, debería ser México. El muro para allá, para nosotros no, nosotros tendríamos que volver a ser México”, concluyó.

 

NTX/CPO/HTV/MMH