Lunes 19 de Agosto 2019
| | |

Daniel Leyva: 70 años del poeta y novelista

No disponible

No disponible

28 de Julio 2019


 

      México, 28 Jul (Notimex).- Elegir una palabra del diccionario para empezar sus relatos, quitar los signos de puntuación a sus textos e inventar o combinar palabras, son algunos de los retos que Daniel Leyva asume para poner en marcha su creación literaria.

Nació el 28 de julio de 1949 en la Ciudad de México y a lo largo de 70 años de vida, suma logros como escritor y funcionario en el ámbito de la cultura.

Leyva, quien fue Premio Xavier Villaurrutia en 1976 por su poemario Crispal, estudió Letras con especialización en pedagogía; más tarde viajó a Francia, donde asistió a la Universidad de París VIII.

Permaneció en Francia 12 años y de acuerdo con la Revista de la Universidad de México, una vez que volvió a su país natal, tuvo la oportunidad de ocupar cargos públicos enfocados en la difusión cultural; fue jefe del Departamento de Intercambio Literario y Difusión Cultural en la Secretaría de Relaciones Exteriores y director del Centro Nacional de Información y Promoción de la Literatura del entonces Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA).

Además, fungió como consejero cultural en Bruselas y Ministro para Asuntos de Cooperación en la Embajada de México en Portugal. Ha sido colaborador en medios como Casa del Tiempo, Diálogos, Revista Mexicana de Cultura, Revista Universidad de México, Sábado y Unomásuno.

Para afianzar su talento como escritor decidió seguir por el camino de la preparación, y en 1981 fue becado por la Fundación Guggenheim y en 2000 por el Sistema Nacional de Creadores de Arte.

En algunos textos publicados en Milenio Diario, el escritor contó que viajó a Europa cuando tenía 20 años y aunque cursó estudios universitarios “nunca fui un becario del sistema educativo, ni estudiaba una maestría… nunca viví en la Casa de México”.

Entre los premios que ha obtenido, además del Premio Xavier Villaurrutia, en 1982 el gobierno de Querétaro y el INBA le concedieron el Premio Nacional de Novela “José Rubén Romero” por su novela Una piñata llena de Memoria.

Sobre esta última obra, Leyva confesó al semanario Proceso que le costó trabajo encontrar un nombre que fuera adecuado, pues el editor Joaquín Díez Canedo le dijo que títulos como Crispal y Talabra eran incomprensibles, por lo que le sugirió que encontrara un título normal; sin embargo, éstos habían salido más bien de la combinación de las palabras “cristal” y “palabra”.

Aunque Leyva comenzó escribiendo poemas, más tarde entró en el terreno de las novelas. El poeta ha confesado su admiración por Julio Cortázar y su manera de escribir, hecho que de cierta forma influyó en él para escribir novelas.

De su desempeño como funcionario, destaca haber sido también director de la que se conoce actualmente como Coordinación Nacional de Literatura del INBA; consejero cultural en Bruselas; maestro de la Escuela de Escritores de la Sociedad General de Escritores de México; ministro para asuntos de cooperación en la Embajada de México en Portugal, así como titular de la Dirección de Difusión y Fomento a la Cultura del Instituto Politécnico Nacional.

En 2017 presentó algunos problemas de salud que lo llevaron al hospital. Para entonces la preparación de su última novela Administración de duelo S.A., estaba ya en proceso. En ella recalcó lo importante que resulta para él “el derecho a decidir si sigues o no vivo”.

-Fin de nota-

NTX/TVM/MSG/ALD/