WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Lunes 16 de Septiembre 2019
| | |

Elenco de óperas infantiles tiene más dificultades, explica productora

No disponible

No disponible

30 de Abril 2019


*Los cantantes también deben actuar para captar la atención de pequeños

Por Aura Fuentes

México, 30 Abr (Notimex).- En términos de producción y esfuerzo, implica lo mismo hacer una ópera para adultos que una para niños, sin embargo, en cuestión del elenco las puestas dirigidas al público infantil debe ser más cuidadoso.

Así lo explicó a Notimex la directora de Arpegio Producciones Arte y Entretenimiento A.C., Sylvia Rittner, agrupación operística independiente que se especializa en México en dar atención particular a los niños, desde hace más de una década.

Detalló que para elegir a los protagonistas de una ópera se debe ser más cuidadoso, ya que no pueden darse el lujo de que los cantantes no actúen, por lo que consideró que el elenco tiene más dificultades, ya que resulta un reto para ellos en la parte actoral.

“En la ópera para grandes se paran los cantantes en el escenario, pero para niños se necesita también tener un trabajo de cuerpo, crear el personaje desde el punto de vista psicológico y emocional”, profundizó.

Señaló que entre los profesionales que participan en sus producciones, se debe buscar una conexión con los niños, tal es el caso de Irasema Terrazas, con quien han trabajado desde hace muchos años en muchas óperas, quien en el escenario de ‘Cossi fan tutte’ hace que el público “muera de risa” y la adoran.

Silvia mencionó que para adaptar una ópera infantil deben buscar lo que van a presentar, sangrar la partitura, definir lo que presentarán musicalmente, buscar la parte dramatúrgica y luego crear un guion basado en lo que el compositor y el libretista hicieron, sin cambiarlos ni traicionarlos.

“Dentro de todos los recursos que nos ofrecen los grandes compositores, debemos buscar qué hacer para presentarlo desde el punto de vista de la partitura, de la música y a parte la elección del elenco”, precisó.

Asimismo, las obras deben ser más breves que los originales, por lo que Sylvia señaló que en promedio duran 50 minutos, además, trabajan de la mejor forma y responsable para evitar que los niños se salgan a media función o comiencen a llorar.

Mencionó que la edad para quienes van dirigidas sus óperas dependen de éstas, ya que hay unas como “Brundibár”, de Hans Krása, que disfrutan pequeños desde los tres años, quienes en una ocasión tomaron la iniciativa y se subieron al escenario, ya que los cantantes caracterizados también parecían niños.

En cambio, para “Carmen”, la cual presentaron recientemente en el Lunario del Auditorio Nacional, indicó que es más recomendable para niños de cinco años en adelante; además, invitó a visitar la página www.operainfantil.com donde se puede encontrar más información al respecto.

“Tratamos de que sean desde edades que puedan leer, hay quienes leen desde los cuatro años, pero la edad en promedio es cinco o seis, por el supertitulaje, ya que la hacemos en el idioma original para que no se pierda la musicalidad del lenguaje, que es diferente en español que, en francés, por ejemplo”, aclaró.

Dichos textos también son breves y relató que los papás son quienes van leyendo a sus hijos lo que dice, pero reiteró que todo está pensando en los niños, por lo que están sintetizados para que los capten bien.

“Diseñamos todo para que tengan una gran experiencia de este tipo, eso es lo que nos interesa. Los niños la van a pasar muy bien, cuidamos que sean grandes cantantes en el escenario”, concluyó la Directiva, quien en lo personal consideró los cinco años como una buena edad para disfrutar de la ópera.

Entre los espectáculos para niños de Arpegio Producciones se encuentran “El elixir de amor”; “La flauta mágica” y “Bastián y Bastiana”, de W.A. Mozart; “Livietta y Tracollo”, de Pergolesi; “El barbero de Sevilla”, de Gioachino Rossini; y “Madama Butterfly”, de Puccini.

-Fin de nota- 

NTX/AFG/RMJ