Martes 25 de Junio 2019
| | |

La actuación, un negocio muy cruel, considera Rebecca Jones

No disponible

No disponible

02 de Junio 2019


* Con casi 40 años de trayectoria, la actriz continúa poniéndose nerviosa antes de salir a escena

México, 2 Jun (Notimex).- Aunque ha producido algunas historias para la televisión, Rebecca Jones asegura que no lo hará más, pues lamenta decir a los actores que no funcionan para tal personaje.

“Sí produje cosas importantes, pero no lo disfruté, me gusta más estar frente a la cámara y actuar. Muchas veces, injustamente tuve que deshacerme de alguien que estaba por el mismo papel, pues aunque era bueno, no daba para el personaje”, platicó.

“La actuación es un negocio muy cruel, a veces quedas y muchas veces no. En mi caso, sigo siendo muy insegura al momento de hacer un casting, los nervios me siguen ganando”.

Con casi 40 años de trayectoria en el medio artístico, Jones dice que el actor nunca sabe lo que el director o productor está buscando.

“Aprender a leer en frío es muy importante, hay que saber hacerlo porque muchas veces por una buena lectura te quedas con un papel. Creo mucho en el método del trabajo. A veces te dan un texto de dos segundos, pero debes saber exactamente cómo dirás esos dos segundos porque los productores están buscando que el actor tenga fuerza para impresionar”.

La actuación, dijo a la prensa, “es un poder mental, es como una burbuja y para lo que tú quieras inventar e imprimir, hay que trabajarle”.

Rebecca Jones, quien ha destacado en telenovelas como Cuna de lobos, La sonrisa del diablo y Para volver a amar, entre otras, compartió que tiene rituales antes de salir a escena.

“En televisión estoy muy acostumbrada a echar relajo absoluto y me pongo a contar chistes, pero en teatro es otra cosa. Siempre tengo que entrar al escenario con la misma pierna, o si no me regreso”.

Dijo que también se encomienda a San Cristóbal, el patrono de los viajeros, pues considera al teatro como un viaje.

“Entrar al escenario es como ingresar a un mundo diferente. Justo a la tercera llamada me persigno tres veces, primero pido por mí, luego por mis compañeros en escena y después por el público. El teatro es una comunión, si no existen esos elementos, no hay esa comunicación”.

Platicó que muchas veces las nuevas generaciones le piden consejo para desempeñarse mejor como actores, y ella no cree que sea alguien para dar recomendaciones.

“Creo que no soy nadie para decir algo así. El viejo Sergio Jiménez decía que cada quien su Stanislavski y estoy convencida de eso. Lo que hagas, lo que decidas y lo que te funcione es correcto, pero métele galleta y estúdiale porque de lo contrario, te vas a hartar. Lo bueno de este negocio es que se nota el trabajo que hiciste y el que no hiciste”.

Consideró que muchas veces existe talento natural en una persona, pero si no existe el deseo que implica trabajo, método y estudio, no se llega a ningún lado.

“Lo primero que te debes plantear es si realmente estarías dispuesto a pagar por hacer tu trabajo. A mí me tocó algo muy diferente de las nuevas generaciones, pues en mi época no estaban todas las plataformas de hoy ni las opciones.

“Hoy en día, hacerse de un nombre no es lo mismo que hace 10 o 30 años. Necesariamente, hoy existe otra manera de llegarle a las masas y el talento siempre es un cheque al portador. A veces debes estar dispuesto a pagar por actuar, ya después sí exige que te paguen y que te paguen bien”, concluyó.

-Fin de nota-

 

NTX/CPO/LMC