WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Lunes 21 de Octubre 2019
| | |

“Perro bomba” acusa la xenofobia que viven miles de haitianos en Chile

No disponible

No disponible

13 de Mayo 2019


* Su director, Juan Cáceres, trabaja en dos largometrajes, uno de ellos sobre la discriminación que enfrentan las mujeres que quieren hacer música trap

Por Maricruz González May

México, 13 May (Notimex).- En 2016 comenzó una ola migratoria inédita en la historia reciente de Chile, se triplicó el número de migrantes, de 400 mil pasaron a contabilizarse un millón 200 mil migrantes y la cifra sigue creciendo, asegura el periodista y cineasta chileno Juan Cáceres.

De acuerdo con el realizador de 29 años, este hecho hizo que en los sectores populares comenzaran estallidos de xenofobia y racismo vinculados a la precariedad laboral y la pobreza. “Me di cuenta de que en el país comenzaron a echarle la culpa a los extranjeros de todos los males de nuestra sociedad y por eso quise hacer Perro bomba”.

En entrevista telefónica con Notimex, el cineasta dijo que se trata de una película protagonizada por Steevens Benjamin, un joven haitiano que se ve envuelto en una pelea y pierde toda la estabilidad que hasta entonces había logrado, complicándose la situación de migrante indocumentado.

La trama surgió a partir de la investigación documental que Cáceres hacía en cárceles locales, donde se percató que “los jóvenes, niños, niñas y adolescentes migrantes que estaban encerrados en cárceles juveniles eran utilizados como ‘perros bomba’, es decir, como carne de cañón de los verdaderos delincuentes”.

Convencido de contar historias de personas que no eran bien representadas en pantalla, Cáceres buscó el apoyo de otros realizadores con sus mismos intereses para levantar este proyecto independiente.

Y bajo la premisa del escritor español Miguel de Unamuno que dijo: “El racismo se cura viajando y el fascismo leyendo, el joven cineasta decidió hacer Perro bomba, una película que le permitiera a los espectadores viajar a través de la cámara y ponerse en los zapatos de una persona y de una cultura totalmente distinta.

“Porque viven acá, viven en sus mismos sectores, trabajan junto a ellos y enfrentan las mismas carencias que la mayoría de nosotros. Chile es un país muy desigual, los sectores populares no tienen lamentablemente la oportunidad de sentarse a leer un libro ni tampoco de viajar al extranjero a ver el mundo, por eso buscamos que a través de esta película hubiera empatía hacia el otro”, señaló.

Xenofobia a su máxima expresión

En Chile no solo los migrantes son víctimas de la discriminación y la violencia. De hecho, Juan Cáceres afirmó que tras la exhibición de su película en la capital chilena ha tenido que cerrar sus redes sociales, pues ha recibido amenazas y ataques racistas.

“Estuvimos recibiendo mensajes de odio y violencia de distintas personas. Cerré mis redes sociales por los mensajes de acoso de personas racistas que no tienen ni un poco de vergüenza de aceptarse como racistas”, denunció el realizador.

“Soy chileno y por hacer una película sufrimos estos ataques, entonces imagínate lo que sufre un migrante, una migrante, un afrodescendiente que habla otro idioma”, añadió.

Con la emoción liberada y tras varios minutos, el también poeta retoma la entrevista y asegura que no todo ha sido malo, pues uno de las máximas satisfacciones que ha vivido con esta película y la respuesta de quien la ve.

“En Concepción (Ciudad al suroeste de Santiago), una mujer de la tercera edad al final de la proyección se nos acercó y dijo: Odiaba a los haitianos pero ahora los apoyo y los entiendo. Al final ese siempre fue nuestro objetivo, que no los vieran como una amenaza”, manifestó con satisfacción.

A decir del joven creador, a través de su cine busca despertar la reflexión de la sociedad, “quiero ayudar a generar nuevos giros de pensamientos, a reflexionar sobre el status quo y las imágenes de los medios que, bastante simplista, reflejan de la realidad de la migración”.

“Perro bomba” regresa a Cannes

Como parte de esta edición del Marché du Film del Festival de Cannes, del 14 al 25 de mayo, un agente de ventas exhibirá la ópera prima de Juan Cáceres, a fin de encontrar canales de exhibición en otros países.

“Trabajamos desde la honestidad y desde el corazón, y a la película le ha ido muy bien en varios festivales. Incluso Steevens Benjamin (el protagonista de la cinta) ha sido reconocido con varios premios, entre ellos la biznaga de Plata como Mejor Actor en el Festival de Málaga”, refirió Cáceres.

Sin un guion en la mano ni actores profesionales, Juan Cáceres comentó que Steevens Benjamin es un joven sin formación actoral y que mientras filmaban la película trabajaba como obrero. “Él ama el arte y la actuación, y lo ha hecho de maravilla ya hasta ha ganado dos Premios en distintos festivales”, reconoció con orgullo el cineasta que estrenará en corrida comercial chilena su ópera prima el 24 de octubre próximo.

Qué viene cinematográficamente

A finales de 2019 comenzará el rodaje de una película en la que sólo intervendrá una persona más y él. Se trata de un proyecto de bajo presupuesto en el que Cáceres ponderará cuál es la situación que vive la creación poética en Chile.

Actualmente, el realizador vive en la provincia de San Antonio, en la región de Valparaíso que es llamada “El litoral de los poetas” porque ahí vivieron los chilenos Pablo Neruda, Vicente Huidobro y Nicanor Parra.

No obstante, Juan Cáceres aseguró que se trata tan solo de un título turístico, pues los poetas viven en precariedad, entre el alcoholismo, el desempleo y la falta de vivienda.

“El proyecto busca hablar de la poesía y me interesa hacer un retrato de lo que en realidad es la poesía y el contraste con lo que las instituciones creen que es la poesía”, dijo.

Detalló que el filme va básicamente de un chico que sueña con ser poeta, pero que vive en un entorno de mucha pobreza. “Lo vamos a hacer sin guion, al igual que Perro bomba y partiremos de lo documental para luego ir ficcionalizando la realidad”, mencionó.

De regreso a México

En marzo de 2019 Perro bomba compitió en la oficial del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG) y el siguiente año volverá al encuentro gracias al premio que obtuvo en Chile.

Ahora lo hará en el área de industria, a fin de buscar coproducción para un largometraje sobre la música trap, que según Cáceres lidera los rankin musicales en todo el mundo y llama su atención cómo este estilo se lo han apropiado los jóvenes chilenos.

“Esta música deriva del reggaetón, el hip hop y la música electrónica, para mí se define por tres elementos:

“La apología a la violencia, la apología a las drogas y apología a la misogina y aunque no pretendo dar una cátedra moral del asunto, sí me interesa hablar sobre cómo es que acá en las poblaciones (como se conoce a los barrios bajos de Chile) esa música ha tenido una gran llegada. Todas las niñas y niños escuchan esa música y quieren ser pistoleros, consumir o vender drogas, y quieren tratar a las chicas como putas”, compartió.

“Este material estará dirigido a la audiencia juvenil y será protagonizado por una niña que desea ser cantante de trap pero que el medio, por ser muy machista, se lo impide. Ella con su fuerza lucha por lograrlo hasta abrir las mentes de la gente del mundo del trap”, agregó el joven chileno que se crió en el sector periférico de Santiago de Chile y vivió en carne propia de discriminación.

“Estudié periodismo y lo que más me apasiona es la comunicación masiva. Más que un artista me considero un comunicador social, así que intento incidir en las personas a través del cine porque creo que el Séptimo Arte puede ser una herramienta de cambio y reflexión masiva”, explicó a propósito de sus intereses en dar voz a la sociedad vulnerable.

-Fin de nota-

 

NTX/MAY/LMC