Lunes 15 de Julio 2019
| | |

Problemas de coros radican en recursos y lugares para presentarse

No disponible

No disponible

08 de Julio 2019


* Directora del Ensamble Coral Voce in Tempore lamenta que no se pueda vivir de lo que se ama

Por Aura Fuentes

México, 8 Jul (Notimex).- La directora de Ensamble Coral Voce in Tempore, indicó que en tres décadas la música coral se ha desarrollado muchísimo, porque hay más y mejores coros, en los que destaca la calidad; sin embargo, el dilema radica en dónde presentarse y cómo obtener algún tipo de recurso económico.

En entrevista con Notimex, Ana Patricia Carbajal Córdova explicó que dicha remuneración tiene que ver con permitir a los directores seguir con esta actividad, porque de lo contrario deben recurrir a otras ocupaciones para hacerse del recurso para vivir.

“Ni siquiera estoy pensando en pagarle a los coralistas porque están aprendiendo, sino al director y al pianista, que es algo normal y no tendría que existir la respuesta de falta de recursos, recorte de presupuesto, no tenemos, porque desafortunadamente eso impide que muchos directores puedan desarrollar su trabajo de forma solvente y profesional”, dijo.

En su caso, explicó que ha trabajado mucho con becas, como las del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y de la Secretaría de Cultura e, incluso, ha tenido apoyos internacionales; además, tiene un trabajo como docente en la Facultad de Música, ya que es coordinadora del Programa Universitario coral de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

“Tengo un trabajo que me sostiene y me permite hacer lo que me gusta y lo que amo, lo que sería ideal es hacer lo que amo y vivir de ello o, por lo menos, recibir algo digno”, manifestó la fundadora del Voce in Tempore, quien tiene 30 años a cargo.

Carbajal Córdova indicó que, tras tres décadas de trayectoria, en las que ha llevado al Ensamble a lugares como Panamá y Cuba, ya es conocida y se le abren las puertas fácilmente; no obstante, la situación a la que se enfrentan los jóvenes es diferente. 

Detalló que es difícil que les den audiencia, espacios, “es muy complicado para ellos y a mí me hubiera gustado decir que les dejo más que un camino musical, pero desafortunadamente no se ha logrado, no sé si estamos en la cola, si sea igual para todos, pero es muy complicado”. 

Para las presentaciones foráneas, explicó que cada uno de los integrantes del coro que dirige se encarga de juntar recursos o entre todos hacen algo para obtenerlos, como conciertos privados o buscar patrocinio de boletos, aunque también es complejo porque quienes son aficionados tienen sus trabajos y deben pedir permiso para salir de viaje.

Comentó que se trata de un coro muy heterogéneo, mixto, en el que la más joven tiene aproximadamente 19 años y el más grande unos 74; presentará el programa “30 años compartiendo”, como parte del ciclo ¡A Coro!, en el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes (Cenart), el próximo 14 de julio, donde estará acompañado por el Coro Convivium Musicum.

Transformación social

El Coro realiza un constante trabajo en la búsqueda y rescate de la música latinoamericana para ponerla en el lugar y posición que se merece y no como una cuestión folclórica o “de segunda”, ya que, como pasa en México, en otras partes también se les rezaga.

“En la Federación Internacional de la Música Coral y la American Choral Directors Association (ACDA), de Estados Unidos, esa música se llama étnica, está calificada así, no es parte dé, sino que es un apartado, lo importante es que ya exista y que haya un capítulo que permite que sea cantada, arreglada y, por supuesto, exportada a todo el mundo”, relató.

Señaló que la respuesta que han tenido en otros países ha sido favorable, ya que este tipo de música es considerada “más cercana”; resulta popular y menos elaborada; incluso se dice que es más fácil de digerir, sin necesidad de que te la expliquen y a la gente le gusta.

La directora opinó que a veces la gente escucha una sola cosa porque es lo único que le presentan, es decir, no es lo que más les gusta, sino que no cuentan con otras opciones. 

Carbajal Córdova aseguró que la música coral da algo en el subtexto que tiene que ver con la disciplina, la tolerancia, el respeto al otro y con la dignificación del ser humano, porque las personas pueden expresar su sentir junto con los demás y sentirse bien, así como decir algo por medio de la música.

“La gente entra a un coro porque quiere cantar con otros, si le gustara cantar solo, toma clases individuales, pero quiere hacerlo con otros, aunque no va pensando que a través de esa actividad pertenecerá, dignificará y aprenderá a expresarse”, comentó.

Entre los aprendizajes que los integrantes obtienen, citó el sonido de otros idiomas, escuchar a su compañero para saber cuándo entrar, ser parte de un todo sin querer sobresalir, ya que debe existir un rigor para cantar en un coro; hasta ser puntual y tener su uniforme limpio, por lo que no solo se forma al músico, sino a un ser humano sensible.

-Fin de nota-

NTX/AFG/PSG