Miércoles 26 de Junio 2019
| | |

Puesta en escena "El feo" confronta a los vanidosos con el espejo

No disponible

No disponible

13 de Marzo 2019


México, 13 Mar (Notimex).- La obra “El feo” transmite cómo es posible que la apreciación de la gente catalogue algo y lleve el extendido fenómeno de la enajenación física a extremos grotescos, confrontando a los vanidosos con un espejo.

En entrevista, Víctor Weinstock, director de la puesta en escena, dijo que “se trata de una farsa y una crítica muy certera al problema que tenemos en nuestra sociedad contemporánea de consumo y de vanidad, donde lo que importa es el aspecto exterior y el dinero, más que las relaciones humanas”.

En el montaje participan Reynaldo Rossano, Karina Gidi, Sergio Bonilla y Artús Chávez, quienes interpretan hasta dos personajes cada uno en una dinámica muy ágil y vertiginosa que mantiene muy atento al público para no perder el hilo conductor de lo que ocurre.

La trama de la pieza escénica que se estrena hoy en el Teatro Milán se centra en “Lette”, un ingenioso inventor que realiza un horrible descubrimiento: que todo es indescriptiblemente feo.

El colmo es enterarse de que justo por eso un subalterno recibe crédito público por su invento, una clavija de alto voltaje, y que su esposa ha sido condescendiente con él y nunca le había dicho que era feo.

Tras una intervención quirúrgica correctiva, se transforma en galán irresistible, famoso, un producto a comercializar, un rostro ideal cuyo valor mercantil baja según se ve duplicado por otras personas.

Esta despiadada farsa del dramaturgo alemán Marius Von Mayenburg lleva el extendido fenómeno de la enajenación física a extremos grotescos, confrontando a los vanidosos con un espejo.

La representación de varios personajes por el mismo actor, exigida por el autor, lleva a que esta sátira social adquiera una asombrosa estructura dramática, más aun cuando no hay acotaciones de que ahora están en tal o cual lugar.

De ahí que la obra fluye y de pronto el espectador se da cuenta de que ya es otro personaje en otra situación, por la manera brillante en que el autor desarrolla cada personaje.

Reynaldo Rossano comentó que la obra retrata bien cómo la sociedad puede observar a una persona, catalogarla como fea y ponerla de esta manera ante los ojos de todo mundo.

“Los grandes consorcios o empresas te pueden poner una persona que para ellos es guapa y te venden un estándar de belleza de algo que es muy personal y subjetivo, que es cuestión de apreciación, porque la belleza radica en los ojos que la miran”.

Artús Chávez dijo al respecto que “la obra expone muy bien dónde estamos atrapados en esta sociedad, en estos temas de conceptos de belleza, además de lo que puede significar ser bello para la sociedad”.

Cuando el protagonista del montaje, que es feo, sufre un cambio, se transforma, se muestran muchos ganchos de crítica severa de una manera muy inteligente, a través de la farsa y del humor.

Comentó que cada actor interpreta cuando menos dos personajes, y en su caso aparece como el jefe del feo y el cirujano plástico, y el reto es que lo hace sin un cambio de vestuario ni mayores elementos que la actuación.

Un punto que distingue esta obra es que los diversos sonidos que se producen apoyan la actuación de quienes están en el escenario y se encuentran en perfecta sincronía, por lo que se pueden entender muy bien las escenas del montaje que va muy rápido.

La pieza escénica se presentará en el Teatro Milán, ubicado en Lucerna 64, colonia Juárez, todos los miércoles y jueves a partir de este miércoles y hasta el 20 de junio próximo, en una primera temporada.

 

NTX/JRN/ACJ