Lunes 19 de Agosto 2019
| | |

Reflexiona Catana sobre importancia de la trova en la música mexicana

No disponible

No disponible

28 de Julio 2019


Por Juan Carlos Castellanos C.

México, 28 Jul (Notimex).- “Más ayuda el que no-es-trova”, aseguró Rafael Catana, uno de los trovadores más representativos de México inscrito por derecho propio en géneros como la trova, música norteña, rock en su vertiente más ácida, folk, y la canción urbana.

Nacido en Veracruz en 1955, Catana comentó a Notimex que su caso tiene una raíz musical importante, clara y definida, que es el “Movimiento Rupestre”, emergido del folk mexicano. No por ello, sostuvo, deja de ser y sentirse un “buen trovador”.

“La trova es importantísima, pero sucede que tenemos una tradición que viene del folk y de los corridos, lo cual nos pone en situación de encontrar una luz que nos haga ver la raíz de la música mexicana, que tiene que ver con la trova, el cardenche y el son jarocho”, explicó.

Refirió que hasta hoy, México está en esa búsqueda inagotable. “Muchos la hemos hallado y muchos no, pero la trova es importantísima, y si hacemos una reflexión, vemos que desde Álvaro Carrillo, trovador, han nacido y vivido para la trova cientos de mexicanos”.

Ahora, añadió el entrevistado, “hay canción mexicana contemporánea con rock, con trova, con jazz y con otros géneros, pero se trata de una búsqueda y a veces encuentro, que tiene que ver con nuestra identidad”.

Mientras el público se toma la foto que inmortaliza el momento o la selfie que inmediatamente viaja por las redes sociales, Rafa Catana dijo que en su caso hace para cada tema una crónica de los tiempos que corren, y una crónica musical en las letras.

Busca y al parecer encuentra atisbos convencido de algo. “Nosotros siempre vemos hacia Cuba, Argentina y España, pero… ¿cuándo nos vamos a ver a nosotros? Sobre todo en estos tiempos tan difíciles cuando rock, trova y rock, es una tabla de salvación metafórica en contra de la violencia”, detalló.

Actualmente le ocupa y preocupa la migración, la violencia, las mujeres solas, los recuerdos infantiles, y el amor propio y a su país.

Durante su concierto la tarde de este domingo en el Museo de la Ciudad de México, Catana interpretó temas de antaño que hicieron que el público bailara como hace 30 años, sólo que ahora con pasos más lentos y acompasados.

Con instrumentos como el acordeón, teclados, percusiones, bajo eléctrico y su guitarra acústica, Rafa alternó canciones del “catálogo de oro” de su trayectoria, con otras que la modernidad le ha inspirado y que el público cobijó por igual.

Los asistentes agotaron pronto las 250 sillas dispuestas en el patio central del recinto, uno de los tres espacios que hoy tiene el festival “Cantares. Fiesta de trova y canción urbana”, junto con el Jardín Hidalgo, en Coyoacán, y el Teatro “Ángela Peralta”, ubicado en Polanco.

Las escaleras que conducen al primer piso del Museo de la Ciudad de México poco a poco fueron ocupadas por el público, pues desde los escalones de piedra maciza, “se puede observar y escuchar mejor el espectáculo”, que fue gratuito.

Conocedor del impacto que tienen sus letras y música, el compositor e intérprete, poeta y músico, ofreció un recital de diversos compases, que invitaron al baile e incluso a la relajación.

“Los artistas que ahora estamos aquí en el Museo de la Ciudad de México, en Coyoacán y en Polanco, quizá no nos vemos mucho, pero siempre nos llevamos unos a los otros en el corazón”, aseguró.

En el clímax del concierto, Rafael Catana descendió del escenario para invitar a bailar a varias mujeres del público, quienes rescatadas por sus parejas, iniciaron el ritual rítmico, para concluir su presentación.

Tras su despedida, siguió la presentación de Francisco “Pancho” Madrigal, un compositor, escritor y pintor nacido en Jalisco en 1945, y autor e intérprete de la legendaria canción “Jacinto Cenobio”.

-Fin de nota-

NTX/JCC/HCM-SBR