Miércoles 17 de Julio 2019
| | |

Roffiel quiere sacar a lectores de prejuicios, dogmas o limitaciones

No disponible

No disponible

18 de Junio 2019


Por Juan Carlos Castellanos

México, 18 Jun (Notimex).- La escritora Rosamaría Roffiel, una de las máximas exponentes de la literatura lésbica feminista mexicana, consideró que el “abc” de ese género radica en vivir esa vida y plasmarla después en el papel, pues no se puede escribir de lo desconocido.

“Los humanos crecemos y aprendemos a través de las experiencias de la vida; no podemos escribir de lo que no conocemos, y si lo hacemos le va a faltar emoción, corazón y sentimiento”, expresó.

La también poeta definió su obra como “una literatura humana, del corazón, que busca, entre otras cosas, la manera de abrir la conciencia, y dar al lector y a la lectora la oportunidad de que entre en una habitación más grande en cuanto a la expansión de su conciencia. Que no se queden encerrados en prejuicios, en dogmas o en limitaciones del pasado”.

Dijo que aunque su obra es para todos “son las mujeres que aman a las mujeres quienes más me leen”, e indicó que recibe cartas y llamadas de hombres y féminas que le dicen cosas lindas.

“Una chica me confió que gracias a un libro mío rescató su relación con sus sobrinos, a quienes tenía abandonados; abarcó muchos temas, como la lucha contra la violación y la solidaridad entre las mujeres”, recordó la editora.

Roffiel busca, a través de su obra, acercar a la gente una realidad que no conoce y que sataniza. “Esa realidad de las mujeres que aman a las mujeres”.

Con un guiño de orgullo y satisfacción, explicó que ese género ocupa actualmente un sitio de mayor visibilidad que hace algunos años, sin embargo todavía no logra estar en el lugar que le corresponde por la importancia que siempre ha tenido y tiene.

Entrevistada en un reconocimiento que recibió en el marco del ciclo “Protagonistas de la Literatura Mexicana”, que la Coordinación Nacional de Literatura (CNL) lleva a cabo en el Palacio de Bellas Artes, Roffiel dijo a Notimex que, “sin embargo, cada escritor y escritora tiene sus propias motivaciones para escribir. Yo solamente escribo de lo que siento y he vivido”.

Reconoció que lo que ella escribió fue hace muchos años y no ha vuelto a redactar sobre el tema porque tiene otras tareas, comenzando por la de ganarse la vida trabajando.

“En mi mente y corazón está latente el deseo de escribir, pero hay prioridades como mi familia, cuidar a mi madre, y mi labor en el área de arqueología subacuática del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH)”, precisó.

Además imparte clases, talleres y cursos de crecimiento espiritual, y viaja mucho por todo el país. “Mi vida está bastante ocupada, pero en algún momento el destino me va a colocar de frente a una computadora para escribir otra novela, la cual ya tengo en el corazón y en la cabeza. Ahí se está madurando y en su momento saldrá a la luz”, prometió Rosamaría Roffiel a sus lectores.

Sobre la posibilidad de incursionar en la docencia para transmitir sus conocimientos y experiencia a las nuevas generaciones de escritoras de literatura lésbica feminista, descartó tajantemente la idea.

Ello al considerar que tiene aún mucho por aprender en esa área, en ese campo del quehacer literario. Al respecto, celebró que actualmente otras autoras están cultivando y difundiendo el género.

Entre ellas citó a las mexicanas Artemisa Téllez y Gilda Salinas, así como las cubanas Odette Alonso y Minerva Salado.

“Ellas desarrollan una actividad literaria inscrita en ese género. Son autoras de narrativa, novela y cuento, porque en poesía sí hay bastantes autoras, aunque sin oportunidad de publicar; habló de mujeres que aman a las mujeres, porque de los compañeros que escriben literatura homosexual no sé”, concluyó.

-Fin de nota-

 

NTX/JCC/HCM/MMH