WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Miércoles 02 de Diciembre 2020
| | |

Buscando a Dory, encontrando un hogar

Imagen para ilustrar. Foto: Especial

Imagen para ilustrar. Foto: Especial

07 de Julio 2016

La secuela de ‘Buscando a Nemo’ consigue arrancarnos carcajadas al tiempo que nos recuerda la importancia de la familia y la amistad

Se dice que las segundas partes nunca son buenas y el propio Pixar nos ha dado algunas lecciones de ello como con ‘Monsters Universit’y o ‘Cars 2’. Sin embargo, ‘Buscando a Dory’, secuela de la casi homónima ‘Buscando a Nemo’, tal como lo hizo la exitosa ‘Toy Story’, rompe de manera maravillosa la regla.

 

13 años después viene la secuela con la olvidadiza pez paleta de pintor como protagonista de la cinta. Un año después de que Marlin y la divertida Dory encontraran a Nemo tras una travesía por todo el ancho mar, la azulada nadadora comienza a tener algunos recuerdos recurrentes hasta que nace en ella una imperiosa necesidad: encontrar a sus padres.

 

Desde el inicio, ‘Buscando a Dory’ toca las fibras más sensibles de los corazones de los espectadores, presentando a una Dory bebé de ojos saltones a quien sus padres tratan de ayudar a lidiar con su problema de pérdida de memoria a corto plazo hasta que la pequeña se pierde.

 

Así comienza una triste secuencia con Dory preguntando por todo el océano por el paradero de sus padres hasta que, por fin, se topa con Marlin cuando está buscando a su pequeño hijo, Nemo.

 

Un año después, Dory, acompañada de sus amigos, Marlin y Nemo, salen a buscar a sus padres hasta el Marine Life Institute, un lugar donde hay peces en rehabilitación y donde podrían estar sus padres.

 

La animación resulta admirable por donde se le vea, tanto en los personajes como en los ambientes, resultado de un gran trabajo de fotografía, investigación…de un gran trabajo de Pixar.

 

Dory se enfrenta a su gran problema, mismo que la pone a ella y sus amigos en ocasiones en peligro, pero logra superar con la aceptación de sus amigos y algunos compañeros que se suman a su búsqueda.

 

 

Los peces y sus problemas llegarán a arrancar más de una carcajada, ni que decir de un pulpo conduciendo. ‘Buscando a Dory’ entremezcla a la perfección estos momentos con los más tristes, con los instantes en que la búsqueda parece no dar frutos para hacernos derramas algunas lágrimas.

 

‘Buscando a Dory’ se estrena este viernes en nuestro país el próximo 15 de julio aprovechando el verano y que los más pequeños estarán disponibles y seguro, con ganas de ver la cinta, aunque para los adultos, es una película más que recomendable, además de por la calidad del filme, por la entrañable historia.

 

Como suele hacer Disney, esta cinta de los estudios Pixar también se encarga de dejarnos múltiples enseñanzas. Algunos aspectos de la personalidad de Dory, inevitablemente nos obligan (también a los no tan chicos) a revaluar el como actuamos ante los problemas, como los enfrentamos y como los superamos; nos recuerda que nuestros defectos, pueden llegar a convertirse en una carga cuando así lo decidimos y; más importante aún, nos recuerda que las palabras familia y amigos son distintas, pero eso no hace una diferencia entre su significado.

 

MASR

Más notas sobre