www.capitalmexico.com.mx
Martes 28 de Septiembre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 28 septiembre 2021 · 08:21
3,635,807 Confirmados
275,676 Decesos

Asociar obediencia con castigo físico, error en la formación de niños

 

Sugieren expertos favorecer con voto a quienes demuestren compromiso con la niñez


ALEJANDRA TOVAR

Es un error asociar la obediencia con el castigo físico para aceptar la norma, afirmaron expertos internacionales en el tema de protección a la infancia, por lo que sugirieron, entre otros puntos, castigar democráticamente con el voto a quienes no respeten los derechos de este sector de la sociedad.

Durante la inauguración de la Reunión Interamericana sobre Castigo Corporal contra Niñas, Niños y Adolescentes, donde asistieron representantes de la Oficina de las Naciones Unidas sobre la Violencia contra los Niños, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), además de la Secretaría de Gobernación (Segob), los especialistas destacaron que el actual proceso electoral es una plataforma ideal para mostrar el compromiso con la niñez para erradicar la violencia.

La directora regional para América Latina y el Caribe de UNICEF, María Cristina Perceval, destacó que de acuerdo con datos del Fondo, en los hogares de esta región del mundo, dos de cada tres niños menores de 15 años han experimentado violencia y disciplina violenta; además de que uno de cada dos niños, de este mismo rango de edad, son sometidos a castigo corporal.

Por su parte Esmeralda Arosemena, relatora para México de la CIDH, destacó que la violencia física contra los menores es un problema cultural por las costumbres de cada país latinoamericano.

“Frente a esta realidad cruel, dura, inconcebible que es el castigo para producir daño, dolor pero con la intención de corregir, con la intención de que acepte las reglas, las normas, es una convivencia no pacífica, es una cultura de violencia y no de paz”, señaló.

Comentó que es importante hacer un reconocimiento de cuáles son los principios rectores en materia de derechos humanos de niños y adolescentes que se tienen en cada país del continente, para verificar si se están traduciendo no sólo a la legislación sino a la puesta en práctica de las políticas públicas para reformar o reforzar el sistema que garantice la protección integral de este sector social.

En su intervención, el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, indicó que la violencia contra este sector de la población no puede ser tolerada y mucho menos promovida por los Estados, así que para erradicar este problema se requiere del compromiso y participación tanto de autoridades como de la sociedad, para lograr que cada día sean menos niñas, niños y adolescentes los que sufran violencia y el abuso como parte de su realidad cotidiana.

En representación de los niños, niñas y adolescentes, Imelda Hernández Jahuey, estudiante de 14 años del estado de Hidalgo, lamentó que las leyes mexicanas no consideren el castigo corporal como delito grave, por lo que pidió modificar las normas para sancionar a quienes violenten físicamente a los menores.

“El poder de la chancla”

Respecto a las formas físicas de castigo como el conocido “poder de la chancla”, empleado por los adultos para hacer que alguna norma se cumpla, el subsecretario de Derechos Humanos de la Segob, Rafael Avante Juárez, precisó que distorsiona gravemente el concepto de autoridad, ya que los niños tienen que entender que en su convivencia cotidiana de no acatar una regla específica, sí habrá una consecuencia, pero no tiene que ver con el dolor.

El funcionario agregó que hacer de la violencia un elemento para lograr disciplina tiene un ingrediente de intolerancia y es el antecedente de cualquier abuso que conduce a la discriminación.

Los especialistas de todos los países de América Latina, precisaron que se debe erradicar cualquier forma de violencia contra los niños y adolescentes, empezando por el castigo corporal, además de evitar las amenazas, humillaciones, crueldades, ridiculizar, asustar o menospreciar a los más vulnerables.

¿Qué opinas?

Te recomendamos leer:

 

 

FF