www.capitalmexico.com.mx
Domingo 19 de Septiembre 2021
Seguimiento de COVID-19 México 19 septiembre 2021 · 05:21
3,564,694 Confirmados
271,303 Decesos

Los riesgos de las adicciones en mujeres

 

Según una especialista de la UNAM, ellas padecen un síndrome de abstinencia dos veces mayor que ellos


Por PEDRO MONTES DE OCA

Las niñas y adolescentes de 12 a 17 años forman un grupo cuyo consumo de drogas crece con mayor rapidez en el país, e incluyen legales como tabaco y alcohol, e ilegales, como marihuana, cocaína y pasicofármacos, alertó la investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Guadalupe Ponciano Rodríguez.

La coordinadora del Programa de Investigación y Prevención del Tabaquismo de la Facultad de Medicina de la de la máxima casa de estudios, aseguró que entre 2011 y 2017 el consumo creció 205 por ciento, según cifras de la Comisión Nacional Contra las Adicciones (CONADIC), lo que es “verdaderamente alarmante”.

En conferencia de prensa, dijo que los hallazgos de su investigación son resultados de diferentes estudios realizados en la Facultad de Medicina para un grupo de hombres y mujeres que tienen diferencias cerebrales, hormonales y sociales y que demostró que las mujeres son más susceptibles a las drogas.

Ponciano Rodríguez aseguró que por ese incremento en el consumo de las drogas, por las consecuencias en la salud y porque es mayor el estigma social para las mujeres adictas, urge implementar programas de prevención y tratamiento con perspectiva de género

“Las mujeres se hacen adictas más rápido y al querer dejar las drogas padecen un síndrome de abstinencia dos veces mayor que los varones”, aseguró.

Sobre las implicaciones que tiene el consumo de drogas en mujeres para la equidad y discriminación, la especialista dijo que el estigma para la mujer adicta es que se castiga más que al hombre, de ahí que viene la inequidad. “La mujer tarda hasta diez años en decidirse a salir de la adicción y pedir apoyo profesional”, subrayó.

La investigadora universitaria afirmó que existe muy poca prevención en México, precisamente para alejar a las niñas y adolescentes de las drogas, aunque consideró que se ha avanzado bastante en el área de tratamiento, pero “la parte de prevención en instituciones públicas la han olvidado”.

Detalló que de acuerdo al estudio realizado en la comunidad universitaria, se pudo observar que el consumo del alcohol y tabaco entre los jóvenes es más frecuente los fines de semana.

“En el caso del tabaco, las mujeres fuman de dos a tres cigarrillos diarios, pero llegando el viernes y en una fiesta, pueden fumar hasta 20 cigarros, lo que se le llama un consumo explosivo”, subrayó.

La académica de la Facultad de Medicina dijo que lo mismo sucede con el alcohol, las jovencitas no consumen bebidas embriagantes durante la semana, pero los viernes y sábados se presenta un consumo explosivo, en donde beben de tres a cinco copas que para mujeres es excesivo.

Resaltó que en las fumadoras es de dos a tres veces más frecuente el cáncer de cuello de útero. Consumir 10 cigarros diarios durante diez años significa 110 por ciento más probabilidad de adquirir ese padecimiento, en tanto, el cáncer de mama aumenta 25 veces su riesgo entre fumadoras.

Ponciano Rodríguez, experta en tabaquismo, dijo que también hay doble riesgo de ataque cardiaco, 25 por ciento más posibilidades de tener una enfermedad coronaria y menopausia temprana, hasta seis años antes que las no fumadoras, además existe un 69 por ciento más de riesgo de adquirir virus de papiloma humano (VPH).

La catedrática de la máxima casa de estudios señaló que durante el embarazo, cualquier droga que entra al torrente sanguíneo atraviesa la placenta y llega al feto, lo que puede ocasionar parto prematuro, recién nacidos con bajo peso, crecimiento intrauterino retardado, placenta previa, malformaciones y aumento de mortalidad perinatal.

Sostuvo que en el caso del alcohol, puede provocar niños con daño cerebral al nacer, retraso mental, problemas de comportamiento, malformaciones de corazón, pulmones o riñones, así como alta posibilidad de sufrir “síndrome alcohólico-fetal”, con un cuadro futuro de profundo retraso mental

Las mujeres embarazadas que fuman tiene un índice de aborto 30 por ciento mayor que las que no lo hacen, además que el consumo de tabaco durante el embarazo incrementa el riesgo de retraso en el crecimiento intrauterino, concluyo.

¿Qué opinas?

Te recomendamos leer:

¿Cómo funciona el mecanismo que nos permite percibir el tiempo?

¿Por qué los estudiantes siempre tienen hambre?

FF