www.capitalmexico.com.mx

Domingo 25 de Julio 2021
Seguimiento de COVID-19 México 25 julio 2021 · 00:21
2,741,983 Confirmados
2,140,327 Recuperados
238,316 Decesos

Los conciertos que pasaron de la euforia al terror

 

La escena musical ha tenido diversos y crueles episodios


Esperaban una noche llena de música con su ídolo Ariana Grande, pero al 22 personas perdieron la vida el 22 de mayo después de que un atacante suicida hiciera explotar una bomba al finalizar un concierto en Manchester, Reino Unido.

Por el tipo de evento, hay varios niños entre los fallecidos, quienes no hicieron nada que alterara el orden del lugar y provocara esta tragedia.

¿Quién es Ariana Grande? Aquí su historia 🎤🙍

Lamentablemente, este no es el primero y, seguramente, tampoco el último concierto que tenía como finalidad alegrar a los asistentes, hacerlos bailar y desbordar energía y gritos se convirtiera en, probablemente, uno de los peores días de sus vidas.

Te presentamos un recuento de algunos de los eventos masivos en que los gritos de euforia, cantos desenfrenados y de emoción se convirtieron en expresiones de dolor y terror.

Ariana Grande hará concierto benéfico en Manchester 

El Bataclán. París. 2015. Eagles of Death Metal tocaba cuando un tiroteo acabó con la vida de casi 130 personas.

Love Parade. Alemania. 2010. Veintiún personas fallecieron por una estampida humana durante el festival de música electrónica.

The Who. Cincinnati. 1979. La banda planeaba tocar ante casi 19 mil personas en el Cincinnati’s Riverfront Coliseum, pero al entrar para tener los mejores lugares, todo se desconsoló y once personas murieron.

The Rolling Stones. Altamont Speedway. 1969. Un guardia del festival mató con un balazo a un asistente. Otras tres personas fallecieron por distintas razones.

Pearl Jam. Dinamarca. 2000. Una de las últimas paradas de su tour europeo en un festival llamado Roskilde. La euforia del momento provocó que mucha gente se acerca al escenario aplastando a varias personas y provocando la muerte de once.

Limp Bizkit. Woodstock. 1999. La emoción con las canciones de la banda desató la locura. Los asistentes quemaron puestos de comida, destruyeron cajeros automáticos e incluso se reportaron cuatro violaciones.

Metallica y Guns’n Roses. Montreal. 1992. Un error en los fuegos artificiales provocaron quemaduras en la cara del vocalista metalero James Hatfield. Enojados porque Axl Rose dejó de cantar por salud, los fans causaron destrozos. No hubo muertos, sólo cientos de heridos y detenidos.

¿Cómo es el #ManchesterArena? El estadio donde cantó Ariana Grande 

#Destacadas Terrorismo opaca show de Ariana Grande en Manchester Arena