WWW.CAPITALMEXICO.COM.MX

Martes 13 de Abril 2021
| | |

Hoy celebramos a San Felipe de Jesús, primer mártir mexicano

Hoy celebramos a San Felipe de Jesús, primer mártir mexicano

Hoy celebramos a San Felipe de Jesús, primer mártir mexicano

05 de Febrero 2021

A los pocos años se convirtió en fiesta nacional y el nombre del santo fue adoptado por barrios y pueblos que lo eligieron como patrono. Fue beatificado con sus compañeros de martirio, el 14 de septiembre de 1627, y canonizado el 8 de junio de 1862.

“Jesús, Jesús, Jesús”, gritó San Felipe de Jesús antes de morir en una cruz atravesado por dos lanzas durante las persecuciones contra los cristianos en Japón. Su fiesta se celebra cada 5 de febrero y es el primer mártir mexicano, así como patrono de la Ciudad de México.

San Felipe nació en la ciudad de México el año de 1572 y fue hijo de inmigrantes españoles. De pequeño fue un niño inquieto y travieso. Esto puso en aprietos tanto a sus padres como familiares cercanos, quienes a veces no veían con buenos ojos las travesuras del santo.

Ya adolescente decidió ingresar al noviciado de los franciscanos. Pero San Felipe no pudo resistir la austeridad y severidad de las reglas del convento, por lo que escapó de él y regresó a la casa paterna.

Después ejerció uno años el oficio de platero. Pero como las ganancias eran muy pocas, su padre decidió enviarlo a las Islas Filipinas a probar fortuna.

San Felipe escucha el llamado de Dios

San Felipe llegó a la ciudad de Manila donde gozó del imperio de artes, riquezas y placeres que ofrecía dicha ciudad. Sin embargo, la angustia, el vacío y el sinsentido de su propia vida golpeaban su corazón constantemente. Y en medio de aquel doloroso vacío volvió a oír muy tenue la llamada de Cristo:

Si quieres venir en pos de mí, renuncia a ti mismo, toma tu cruz y sígueme”.

San Felipe dio un sí generoso al llamado de Cristo. Así, ingresó a la Orden de los Franciscanos en Manila y empezó su proceso de conversión. Se entregó a la oración, a los estudios y a la ayuda caritativa y servicial con los hermanos más necesitados y enfermos.

Un cambio de rumbo

Un buen día, San Felipe recibió el anuncio de que ya podía ordenarse sacerdote, y que, por gracia especial, esa ordenación tendría lugar precisamente en su ciudad natal, en México. De inmediato, el santo se embarcó junto con Fray Juan Pobre y otros franciscanos rumbo a la Nueva España.

Durante el camino, una gran tempestad arrojó la embarcación a las costas del Japón. Ahí, Fray Pedro Bautista y algunos hermanos franciscanos realizaban un arduo trabajo evangelizador.

El santo se sintió muy feliz de este cambio de destino. Él estaba consciente de que era una instancia poderosa para reforzar su “Sí” al Señor trabajando en la conversión de los japoneses de aquel lugar.

Los esfuerzos del santo y de sus hermanos dieron abundantes frutos. Sin embargo, estalló la persecución de Taicosama contra los franciscanos y los catequistas. El santo, por su calidad de náufrago, hubiera podido evitar honrosamente la prisión y los tormentos como lo habían hecho Fray Juan Pobre y sus compañeros de naufragio.

Pero San Felipe rechazó a esa oportunidad. Él decidió abrazar del todo la cruz de Cristo, permaneciendo hasta el último suplicio junto a San Pedro Bautista y demás misioneros franciscanos que desde hacía años evangelizaban Japón.

Los captores llevaron a San Felipe por algunas de las principales ciudades para que se burlaran de él. Sufrió pacientemente que le cortaran, como a todos los demás, una oreja.

Finalmente en Nagasaki (Japón), en compañía de otros franciscanos, además de laicos y jesuitas, abrazó la Cruz en la cual lo colgaron, suspendido mediante una argolla y atravesado por dos lanzas.

Un santo conocido mundialmente

El santo fue el primero en morir un 5 de febrero de 1597, en medio de otros gloriosos mártires. Cuando se supo la noticia en México del martirio de San Felipe de Jesús, las autoridades decretaron que se celebrara su testimonio de fe.

A los pocos años se convirtió en fiesta nacional y el nombre del santo fue adoptado por barrios y pueblos que lo eligieron como patrono. Fue beatificado con sus compañeros de martirio, el 14 de septiembre de 1627, y canonizado el 8 de junio de 1862.

Entre 1958 y 1962 se construyó en Japón el conjunto arquitectónico del parque Nishizaka, en Nagasaki, conformado por la Iglesia San Felipe de Jesús y el museo de los 26 Mártires. Todo esto en el marco del centenario de la canonización de estos hombres de Dios y gracias a donaciones enviadas principalmente de México.

Más notas sobre