www.capitalmexico.com.mx
Domingo 29 de Mayo 2022

10 estaciones del metro que son el infierno de la CDMX

 

Elegimos estas 10 estaciones del Metro que son el infierno de la Ciudad de México (CDMX), aunque sabemos que hay más.



Somos muchos y necesitamos llegar al trabajo. Somos millones y tenemos prisa. Todas las mañanas lo vemos y lo sufrimos. Pero no hay de otra: nuestra chamba queda lejos de casa y ese gusano naranja es la forma rápida y económica para movernos. Bienvenidos al metro de la CDMX.

¿En serio es el infierno?

Por el calor infame, sí; por el mar de gente, empujones, codazos, malas caras y vendedores ambulantes, más o menos: al final nos adaptamos a la jungla; por las personas y los olores extraños, quizá: de eso hay en todas partes.

Pero vayamos al grano: ¿cuáles son las 10 estaciones del metro de la CDMX enemigas de tu bono de puntualidad? Elegimos éstas, aunque sabemos que hay más.

10 estaciones del metro que son el infierno de la CDMX

1. Pantitlán

Dicen que ahí pagas todo lo malo que haces en esta vida. Por algo se gana una buena cantidad de memes. Si un lunes quieres coquetear con el otro mundo, Pantitlán entre las 6 y las 7 de la mañana es el lugar perfecto.

Aquí se reúnen cuatro líneas (1, 5, 9, A), por lo que el paradero, las escaleras, los pasillos, las taquillas, TODO, absolutamente todo, está desbordado. Literal.

2. Indios Verdes

Un poco más al norte de la ciudad tenemos otra pesadilla: Indios Verdes. Hace tiempo fueron muy famosas las imágenes de la inundación que pegó afuera de la estación. Los usuarios tuvieron que ser “salvados” en lanchas.

También son famosas las historias oscuras dentro y alrededor del paradero. Toma tus precauciones.

2. Indios Verdes

Un poco más al norte de la ciudad tenemos otra pesadilla: Indios Verdes. Hace tiempo fueron muy famosas las imágenes de la inundación que pegó afuera de la estación. Los usuarios tuvieron que ser “salvados” en lanchas.

También son famosas las historias oscuras dentro y alrededor del paradero. Toma tus precauciones.

3 – 4. La Raza e Hidalgo

Aunque son ubicaciones distintas ambas pertenecen a la línea 3 (verde), que pasa por algunos de los hospitales más importantes del país, por el Centro Histórico, por la iglesia de San Hipólito –en donde el 28 de cada mes hay un relajo– y llega hasta Ciudad Universitaria (UNAM), así que puedes imaginar lo asfixiado que irás la cantidad de gente que sube en cada vagón.

En horas pico se recomienda lo mismo que cuando nadas en mar abierto: no luches contra las olas, mejor fluye con ellas.

5 -6. El Rosario – Polanco

La línea naranja fue construida para aplastar el glamour de quienes trabajan en Polanco y Paseo de la Reforma. Muchos inician el viaje en El Rosario, en donde es común que los trenes no lleguen a tiempo y comience la histeria colectiva.

Pero además el recorrido de 5 pesos incluye un sauna inigualable: hay humedad y calor humano a partes iguales.

Lo más dramático es que para salir a la zona de oficinas debes pasar por dos pisos de escaleras interminables. (Se admite que la idea del piano es increíble.)

7. Cuatro Caminos

La moda de crear centros comerciales en cualquier lugar del exDF se apoderó de este paradero: para llegar a los andenes es necesario caminar y caminar y caminar y caminar. Es muy posible que alguna vez hayas pasado una grosera cantidad de tiempo formado para solamente comprar un(os) boleto(s).

Las rejas que intentan poner orden son deprimentes y se ve que el personal que atiende las taquillas no disfruta ni tantito su trabajo.

8. Insurgentes

Es otro punto clave de la ciudad porque colinda con Paseo de la Reforma, Chapultepec y la Roma, en donde también hay oficinas y empresas pequeñas. Sin embargo, un punto a su favor son los murales y todas las atracciones que encuentras a su alrededor.

Aquí por las mañanas la batalla es esquivar a toda la gente que sale corriendo para checar a tiempo, y por las tardes-noches el desafío es sortear a toda esa gente que corre para llegar a su casa, por lo que su puesto entre las 10 estaciones del metro que son un infierno, es muy merecido.

9. Balderas-Tacubaya

Aunque pertenecen a líneas distintas (3 y 9), las dos comparten la maldición de ser escalas para arribar a la Hermana República de Santa Fe. Vaya tragedia. Por consecuencia, las horas pico y los dramas de los trajeados van de las 7 a las 9 de la mañana.

10. Observatorio

Al problema del gentío se le suma la cantidad de comercio informal que bloquea las entradas a la estación, lo que hace que desde la recarga de saldo hasta el abordaje sea algo épico. Del recorrido no hay crítica constructiva.

Otra forma que tiene el destino para trolearte (porque 10 estaciones del metro no eran suficientes) son los transbordos infinitos. El lado amable es que haces ejercicio; el lado cruel es que cuando vas tarde y tienes prisa sabes que caminar por ahí significa que ya valió.

Instituto del Petróleo

Este pasillo es muy bueno para tomar fotos y subirlas a Instagram. Sin embargo, si no lo conoces y lo recorres por primera vez, sentirás que es eterno y llegarás a pensar que te equivocaste de camino y vas para otro destino.

El túnel de la ciencia (La Raza)

Si tienes que pasar de la línea 3 a la 5 o viceversa, un sinfín de buenas fotos te harán más ameno el viaje –aunque eso no quiere decir que será más corto. El famoso túnel de la ciencia se presta hasta para el amor, pero cuando de llegar al trabajo se trata, puede ser una pesadilla.

Atlalilco

Camina. Camina. Camina. Sigue caminando. Camina. Sigue. No te detengas. Sigue. Ya casi llegas; bueno, la verdad, todavía te falta. Camina. Camina. Camina. Ya mejor corre. (Pareciera que este transbordo nunca se acaba.)